Óscar Chávez y la sinfónica infantil y juvenil de Texcoco, con vientos de montaña

Por Ana Valentina López De Cea

La trayectoria musical de él es de más de cincuenta años y cuenta en su haber cientos de discos. Es compositor, cantante y sobre todo un infatigable investigador y recuperador de música tradicional mexicana. Es, además, un referente cuando de compromiso social y canto se habla: Óscar Chávez.

Ellos son más de cien niños y adolescentes y todos leen música y tocan algún instrumento. Son parte de una muy antigua tradición de músicos y artistas del municipio de Texcoco y se juntaron en esta sinfónica de alientos y percusiones, especialmente para tocar con Chávez, bajo la dirección de Pedro Arpide, durante la clausura del Festival de la Música “Vientos de la Montaña”.

Este domingo 20 de octubre, Óscar Chávez y esta maravillosa sinfónica se presentaron en el deportivo Gustavo Baz de Texcoco para deleitar a los asistentes interpretando temas de reconocidos compositores mexicanos como María Grever, Joaquín Pardavé y José Alfredo Jiménez, por mencionar algunos, para finalmente rematar con los clásicos temas del “Caifán Mayor”: Por ti (de su autoría) y Macondo, ambas con arreglos que pusieron al público de pie.

Chávez y la orquesta fueron acompañados también por Héctor Morales (integrante del Trío Los Morales) quien se sumó a la voz en varios temas.

En mi vida he ido a tantos conciertos de Chávez que no podría contarlos, he crecido con su voz y su repertorio ha sido parte fundamental de mi formación musical. Sin ninguna duda, me atrevo a decir que este ha sido uno de los conciertos que más satisfacción me ha dado escuchar del maestro, porque en momentos como el que atraviesa nuestro país, de confrontaciones y enorme inestabilidad, de definiciones y decisiones, la cultura es reflejo incuestionable, motivo por el cual debe ser y es prioridad como herramienta de resistencia y formación, simplemente porque como dijo el propio Óscar Chávez en conferencia de prensa previa al concierto:“ojala y se hicieran más eventos culturales que todas las atrocidades que vivimos. (…) Tendremos buena música cuando se empiece con los niños” y agregó que lo mismo va para la literatura, el deporte y tanto más.

El de la clausura del Primer Festival de la Música “Vientos de la Montaña», fue un concierto extraordinario, de esos que hacen mucha falta en estos días porque llenan de esperanza y nos recuerdan que la voluntad mueve montañas, o en este caso vientos.

There is one comment

  1. Juan Hernández López

    Coincido completamente. fue un concierto extraordinario. ojala que Oscar se animara a llevar a esta banda de niños al auditorio y preparar un repertorio especial. Sería maravilloso. Mi nombre es Juan Hernández López. Voy cada año al auditorio a escucharlo. y cada que puedo lo voy a ver a todo tipo de festivales en el d.f. y estado de méxico.

¿Qué opinas?