Guerrero, el laboratorio del miedo I

Esta serie de reportajes, dividida en pequeños capítulos, son resultado de una investigación periodística, que, tanto en campo, como a través de documentación, muestra que el estado de Guerrero en México se ha convertido en un laboratorio social, desde donde se experimentan y desarrollan complejos instrumentos de Ingeniería social, que en ocasiones se replican en todo el país acorde a su funcionamiento. El miedo de la población civil, derivado del terror impuesto por diversos grupos de poder, es una de las más poderosas políticas de control social. La periodista norteamericana Naomi Klein, ha desarrollado profundamente esta teoría en su libro “La doctrina del shock”. Sin embargo, los retos para estados como el mexicano, son cada vez más complejos, por ejemplo, lograr encubrir el totalitarismo a través de una supuesta democracia representativa y mantener sometida a la población a través de las Fuerzas Armadas sin ser descubierto como un régimen abiertamente militarista.

El gobierno de los Estados Unidos ha logrado transformar estos retos en un modelo a seguir, que perfecciona constantemente, pero qué además, exporta y contextualiza eficazmente con gobiernos afines a la necropolítica-capitalista. Para poder continuar ajustando está política de terror estatal encubierto, se necesitan laboratorios, donde puedan realizar sus experimentos sociales y que mejores lugares que donde habitan los más pobres de los pobres, ¿qué tal África, Medio Oriente o el estado de Guerrero en México?

Los dueños de la finca llamada México.

El pasado 8 y 9 de Marzo del 2018 se celebró en el puerto de Acapulco, Guerrero la 81 Convención Nacional Bancaria bajo el lema “La banca comprometida con México”, en las instalaciones del hotel Princess Mundo Imperial. El evento no fue menor. La clase empresarial más poderosa del país, sentó a la y los candidatos independientes, así como de partidos políticos, para escuchar qué les ofrecen en sus propuestas de gobierno. Sin lugar a dudas la y los candidatos se esmeraron para tratar de quedar bien con la burguesía mexicana, ya que la inversión político-económica que presten a la campaña que más les convenga, es sin dudas determinante.

A pesar del revelador esfuerzo de absolutamente todos los candidatos para intentar acariciar a la alta clase financiera mexicana, la verdadera decisión fue tomada desde hace un año, y se reflejo a manera de aplausometro, cuando incluso de píe vitorearon a José Antonio Meade. Pero esto no fue el resultado de la mejor propuesta o un gran discurso, la decisión aplaudida se tomo el 22 de Marzo de 2017 en la 80 Convención Bancaria. “El Dilema Global: Liberalismo vs Populismo.”

Basta analizar muy exiguamente el discurso de Luis Robles Miaja, entonces Presidente de la Asociación de Bancos de México, quien comentó terminantemente:

“Los logros del modelo liberal, democrático, de libre mercado, e igualdad de oportunidades al que me he referido, han sido cuestionados por modelos llamados populistas, que han resurgido en el mundo. Estos movimientos han avanzado en algunos países, y hoy ocupan posiciones parlamentarias significativas, o inclusive controlan gobiernos… Dado el avance que han tenido estos movimientos en el mundo y los peligros, y la incertidumbre que los mismos, representan para el futuro de la humanidad, durante esta convención diversos académicos y expertos, compartirán diferentes visiones, que nos permitirán reflexionar sobre cual pueden ser los alcances y los riesgos del populismo, así como que alternativas se plantean ante ello.”… “El gremio bancario siempre estará a favor de las instituciones y del modelo de país que hemos venido construyendo en las últimas décadas, mismo que sin duda es la mejor opción para lograr una mayor equidad y bienestar para las familias Mexicanas.”

Esta clara y contundente visión del gremio financiero mexicano fue aplaudida rotundamente por José Antonio Meade, quien estuvo presente en calidad de Secretario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Pero ¿para qué escuchar y darle foro al Señor López Obrador en esta nueva convención, a unos meses del endeble proceso electoral mexicano? Sencillo; la simulación de la democracia es esencial para mantener el efecto psicológico de la duda en la población.

El actual presidente de la Asociación de Bancos de México Marcos Martínez, en la la inauguración de la 81 Convención Nacional Bancaria, reafirmó lo expresado por su antecesor en el cargo y puntualizo claramente la postura actual de la Banca Mexicana y hacia a donde se inclinan sus decisiones.

“México es hoy, mas solido y más productivo, gracias a la visión plasmada, en esa delicada decisión política, que concluyó con la renovación de las bases institucionales de nuestro país. A través de la más ambiciosa agenda de reformas estructurales en la historia reciente de nuestra nación. Hoy somos uno de los principales destinos más importantes para la inversión privada, en el sector energético por ejemplo, los compromisos de inversión  son superiores ya a los 200 mil millones de dólares, nada más en lo que resta del mandato del presidente Peña, imagínense lo que vendrá después…”

Marcos Martínez continuo elogiando las reformas a las telecomunicaciones, educación, financiera, hacendaria, etc. Para él, y la alta burguesía mexicana a la que representa, existen retos, pero vamos por buen camino. Es decir, concuerdan y pugnarán por continuar con el actual régimen, que pretende garantizar la continuidad del modelo de necropolítica-capitalista.

Y mientras los banqueros mexicanos, el gobierno de la república, el INE y los partidos políticos se recrean simulando la democracia con los banquetes del Princess Mundo Imperial. En nuestro país la realidad para todos los que no podemos convocar a los presidenciables, nos habla claramente; existen más de 33 mil personas no localizadas en México, según el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas. México cerró el 2017 con 25,339 homicidios dolosos, una de las cifras más altas desde que iniciaron los registros a nivel nacional en 1997 y qué, continua incrementándose, tan solo en enero del 2018 se registraron 2,156 asesinatos atribuidos a la violencia.

Tan solo dos días después de celebrada la 81 Convención Bancaria, el pasado 11 de Marzo, dieciséis personas fueron asesinadas en distintos hechos ocurridos en Acapulco, Zihuatanejo, Chilapa, Taxco y Tecpan. Todos estos homicidios en poco más de 24 horas. Y es que la violencia desatada en el estado de Guerrero, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se ubica a la entidad como la más violenta del país en 2017. Tan solo entre enero y noviembre hubo en promedio 192 homicidios por mes, 6.4 cada día o uno cada cuatro horas.

La evolución del terrorismo de estado en Guerrero.

Cuando la fundación The Fund for Peace en 2005 empezó a publicar los informes sobre estados fallidos Failed States Index, tanto académicos como periodistas intentaron encuadrar la realidad política y económica de nuestro país en este término, así como con los parámetros e indicadores usados por este centro de investigación estadounidense que pudieran categorizar la desbordada violencia en México.

Sin embargo, el concepto de la Necropolitica, desarrollado por el filósofo africano Achille Mbembe, se ajusta más a la realidad que estamos viviendo, sobre todo en estados como el de Guerrero, convertido en el más violento de nuestro país, por las sangrientas disputas entre el Cártel de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación (CJNG), Beltrán Leyva, Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, Los Ardillos, Los Rojos, “Los Jefes” o “Gente nueva”, el “Cartel de la Sierra” entre otras tantas organizaciones armadas que de forma pública o clandestina viven y se mantienen económicamente del trasiego de la amapola y sus derivados.

Tan compleja y al mismo tiempo clara es la situación que en Abril del 2016 se conformo y movilizó la Unión de Comisarios por la Paz, Seguridad y Desarrollo de la Sierra de Guerrero. Las autoridades municipales de más de 36 poblados de los municipios de Leonardo Bravo, Eduardo Neri, y Heliodoro Castillo, ubicados en la sierra del estado de Guerreo manifestaron por lo menos qué, en su zona existen 1,280 comunidades en las que más de 50 mil pobladores se dedican a la siembra y cosecha de amapola. En su momento Ismael Cástulo Guzmán comisario de Los Morros y Arturo López Torres comisario de Filo de Caballos encabezaron este movimiento de comunidades, y no titubearon en dar claridad de la situación de los cultivos de amapola en el estado.

“Les cambiamos la maldita amapola por proyectos productivos” reto al gobierno, Ismael Cástulo Guzmán  en el 2º Foro para Legalización de La Amapola, realizado en la comunidad de Campo de Aviación el 2 de Julio del 2016. Agregó que “Ya estamos hartos, nos persiguen como conejos, cualquiera nos anda cazando.” Este movimiento social de campesinos cultivadores de amapola, dejo muy en claro que no es un secreto que ellos son quienes la cultivan, pero que son tan solo el último eslabón de la cadena y quienes menos ganancias económicas tienen, pero quienes se las compran y trafican con el producto son “otros”, que si son delincuentes o no, eso no lo saben, pero esa situación los pone en riesgo constantemente, manifestaron.

El movimiento culminó con una serie de negociaciones el 22 de noviembre del 2016 en Chilpancingo, específicamente en Casa Guerrero donde se reunieron con el gobernador Héctor Astudillo Flores. Dejando tras de sí una impresionante transparencia del manejo estructural de la amapola en el estado con mayor producción del país y tercero en producción a nivel mundial, solo por debajo de Myanmar y de Afganistán en Medio Oriente.

Cuando las autoridades mexicanas hablan de la guerra contra el narcotráfico, hablan de una gran complejidad del problema, sin embargo la experiencia de la movilización de los productores de Amapola en México nos demuestra que en realidad no es tan complejo, y que estos campesinos que cultivan la mayor cantidad de amapola en nuestro país están dispuestos a dejar de hacerlo, solo piden alternativas económicas a ello. Quizás los 50,000 millones de euros que el estado mexicano gasto en los 10 primeros años de la llamada guerra contra las drogas o los 1,405 millones de euros que destino el gobierno de Estados Unidos, en el mismo periodo a la denominada “Iniciativa Mérida”, podrían haber detonado un desarrollo económico que diluyera por completo la siembra de amapola, terminado con una de las raíces centrales del problema.

¿Bajo qué procesos del laboratorio social pasó o está pasando este movimiento de los campesinos de la sierra guerrerense? No lo sabemos aún con claridad, lo cierto es que el gobierno estatal y federal no deberían de volver a escudarse en la supuesta complejidad del problema para resolverlo. Así una y otra vez se demuestra que el estado no está fallando, sino que es cómplice y promotor de un estado de terror, que busca mantener a la población sometida a través del miedo y de la potesta estatal de poder decidir quien vive y quien muere.

El porqué adoptar la Necropolítica como forma de control social debe entenderse, sin dudar, en el hecho de que no vivimos en una democracia representativa, como refirió el presidente de la Asociación de Bancos de México en 2017. Ni el neoliberalismo es un modelo de igualdad de oportunidades y más bien, en esta época, quienes detentan el poder económico y político combinan diversas formas de dominación ya ensayadas, pero pasadas por el laboratorio social para poder camuflarlas e implementarlas de forma aceptada por convicción, por resignación o por miedo.

El miedo como parte de un terror estructurado de estado, como refiere Frederick Douglass en su libro autobiográfico Vida de un esclavo americano, publicado en 1845, no basta con saber que existe, o que está cerca y en sus propias palabras nos narra: “El esclavo es, por tanto, mantenido con vida pero mutilado en un mundo espectral de horror, crueldad y desacralización intensos. Es manifiesto el transcurso violento de la vida de un esclavo, si consideramos la disposición del capataz a actuar de forma cruel e inmoderada o el espectáculo de sufrimientos infligidos al cuerpo del esclavo. La violencia se convierte aquí en un componente de las maneras, como el hecho de azotar al esclavo o de quitarle la vida: un capricho o un acto puramente destructor que aspira a instigar el terror .”

Lo contextualiza y reafirma el doctor Pablo González Casanova el pasado 1 de Marzo del 2018 durante la presentación de su libro Explotación, colonialismo y lucha por la democracia en América Latina, cuando comentó

“Pero ahora tenemos un predominio de las relaciones de despojo, que ya no es primitivo, sino súper-civilizado y entonces no podemos decir que la explotación se limita al salario,  que se le paga al trabajador y que es inferior al valor producido. Tenemos que pensar que hay en México según estadísticas de la Dirección de Estadística: un millón de esclavos  y que existen formas de feudalismo, dentro de un orden capitalista.”

El estado de Guerrero ha sido un lugar donde se ha definido mucha de la historia del país, sus pueblos han sido participes de las guerras de independencia y la revolución mexicana. Es un estado con bastos recursos naturales, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad CONABIO menciona sobre Oaxaca, Chiapas y Guerrero que “La  flora  y  la  fauna  de  estos estados  presenta  una  proporción  significativa  de  especies  endémicas  y  varios  ecosistemas  de  alta prioridad  para  la  conservación:  selva  baja,  bosque  mesófilo,  bosque  seco,  humedal  y  sabana.”

Aun así las concesiones mineras por lo menos del periodo 2005 a 2010 están conformadas por casi 200,000 hectáreas tan solo en la región Costa-Montaña de Guerrero, justo donde según la CONABIO el bosque mesófilo es más abundante y debería de ser protegido. Los recursos naturales entonces, representan la mayor ambición de las empresas nacionales y transnacionales, aunque esto no es exclusivo de este estado ya que de acuerdo a un reportaje del diario La Jornada publicado en Noviembre del 2015 “En los últimos 10 años, las empresas mineras extranjeras y nacionales han obtenido del subsuelo nacional 774 toneladas y 667 kilogramos del metal áureo. Durante tres siglos de colonia, la minería  novohispana extrajo 190 toneladas de oro.”

Tampoco la ambición de la clase política mexicana está muy lejana a la acaparación de grandes extensiones de tierra, basta señalar que al ex gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte, se le han asegurado 11 propiedades, una de ellas es un rancho cuya superficie asciende las 30 mil hectáreas.

Otro de los experimentos sociales en Guerrero es la llamada Reserva de la Biosfera de la Montaña de Guerrero. Que ha pretendido cambiar el “uso de suelo” de 157 mil 896 hectáreas de seis municipios de La Montaña. El conflicto detono el  6 de septiembre de 2012, cuando una nota del periódico El Sur informo del convenio firmado para la implementación de la Reserva de la Biosfera de la Montaña de Guerrero, por el entonces rector de la Universidad Intercultural del Estado de Guerrero (UIEG) Rafael Aréstegui Ruiz y Carlos Toledo Manzur, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado (SEMAREN) en presencia de Taurino Hernández Moreno, Coordinador Regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

El 13 de abril del 2013, después de por lo menos 10 foros organizativos el Consejo de Autoridades Agrarias emitió la Declaración de Cochoapa el Grande, que fue ratificada por las comunidades y entregada a los gobiernos para su conocimiento. Documento en el cual manifestaron;

Muchas Autoridades Agrarias y Asambleas Comunitarias hemos dicho que no fuimos bien informadas sobre estas certificaciones, algunas ni siquiera contamos con los expedientes y con la información de los compromisos que cada comunidad adquirió, ni el régimen de manejo al que quedó sujeto cada polígono. O sea que no se informó o fuimos engañados con las Áreas Voluntarias Destinadas a la Conservación, certificadas entre 2007 y 2011 en predios de 13 núcleos agrarios.”… “Las áreas certificadas se vuelven zonas que la comunidad no puede tocar o zonas donde se limitan las prácticas tradicionales de uso y disfrute de los bienes naturales. Su carácter de ÁREA PRODUCTIVA DEDICADA A UNA FUNCIÓN DE INTERÉS PÚBLICO las vuelve claramente susceptible de EXPROPIACIÓN.”

Casualmente en esta área que se pretende destinar a la supuesta conservación existen por lo menos 35 concesiones mineras. Esto muestra claramente que las deducciones de este movimiento campesino principalmente agrario, son acertadas. Sintetizando sus declaraciones, han expresado que el gobierno pretende con engaños declarar la Reserva la Biosfera en esta región, después toda la superficie de tierra, al cambiar su uso de suelo puede ser expropiada, específicamente las aéreas donde existen concesiones mineras, porque las decisiones sobre la supuesta Área Natural Protegida ya corresponderían a la federación y se permitiría, sin necesidad de consultar a la población, cederla para su explotación por parte de las empresas mineras, cuya actividad está catalogada como de prioritaria para la nación.

Este método de ingeniería social compleja, que lleva por lo menos 10 años preparándose en el laboratorio social, es sumamente coherente con la política neoliberal actual que busca por distintos medios encubiertos, despojar a grandes grupos de la población de enormes cantidades de tierra para cederla a empresas que la exploten, a cambio de multimillonarios beneficios económicos. La motivación esta clara, las formas y los métodos son los que continúan perfeccionándose, para poder detonar el gran proceso de despojo de tierras y territorios a nivel nacional, más cruento y voraz que ha vivido nuestro país des las épocas de la colonia o el porfiriato.

Pero quienes y sobre todo cómo se pagan las consecuencias de experimentar las formas y los métodos del maquillaje, que permite sustentar como una supuesta democracia moderna a toda la maquinaria de la necropolítica neoliberal en México. Algunas pequeñas pero significativas pistas, son las que continuaremos analizando.

Guerrero, el laboratorio del miedo I

Guerrero, el laboratorio del miedo II

Guerrero, el laboratorio del miedo III

There is one comment

  1. Antonio Ramírez

    Me parece muy maniqueísta tu artículo. No defines cabalmente la “necropolítica” y a partir de algunos ejemplos tratas de mostrar la maquinación de ensayos que dan como resultado un “laboratorio”, social como tu lo llamas. Me parece un buen esfuerzo intelectual tu texto, pero es como si desearás capturar un tema más complejo en un concepto que quizás sea más propio de otros lugares, no estoy negando la hiperviolencia donde está el país, pero como siempre, hay muchos países, Guerrero es un mundo complejo, que como lo expones en tu articulo los recursos naturales son el objetivo del hurto y el desenfreno poscapitalista. Pero ¿se puede hablar de un laboratorio social? Para mi, sin grande argumentos de por medio, más que de un laboratorio, se trata de los años de abandono, corrupción, malas planeaciones en todos los ordenes de gobierno, el saqueo y el abuso, que todo confluye para dejar aún más marginados a los habitantes de las periferias.

¿Qué opinas?