¿Cómo se atreve Don Adolfo?

Un joven en la Batalla de San Lázaro. Fotografía de Heriberto Paredes Coronel

Respuesta a Adolfo Gilly:

 ¿Cómo se atreve a hablar de la juventud rebelde como si fueran delincuentes o tontos?

¿Cómo se atreve a presentar un recuento incorrecto e impreciso de los hechos ocurridos el 1 de diciembre de 2012?

¿Cómo se atreve a suponer siquiera que hay una vida democrática en la ciudad o en el país?

¿Cómo se atreve a menospreciar y a ningunear al movimiento social?

¿Cómo se atreve a usar su alcance como intelectual de renombre, su reputación como un pensador crítico para llamarnos infiltrados?

¿Cómo se atreve a suponer o insinuar que no tenemos memoria  y que lo que pasó en 2006 no es historia para nosotros?

¿Cómo se atreve a defraudarnos justo en los momentos en los que necesitamos cerrar filas para avanzar hacia una nueva fase en el movimiento social?

¿Cómo se atreve a criticar el uso de la violencia siendo usted quien es y habiéndola impulsado antes?

¿Cómo se atreve a no proponer un debate serio y crítico sobre lo que sucedió el 1 de diciembre si tantas ganas tenía de intervenir?

¿Cómo se atreve a guardar silencio frente a la injusta prisión política de 14 personas?

¿Cómo se atreve a no denunciar el vandalismo del gobierno de la ciudad de México que mantiene su política de la zanahoria y el garrote?

También el que calla otorga…

Es claro que nos encontramos alejados en concepción y método, en la forma de plantear discusiones, incluso en la percepción de lo que sucede en México ahora, pero de lo que estoy plenamente seguro es de que éticamente hay un abismo infranqueable, algo que nos separa definitivamente, algo que nos coloca entre los que no permitiremos un país así y los que sólo dirán que no lo harán.

Consulta el texto íntegro de Adolfo Gilliy en el siguiente enlace: http://www.jornada.unam.mx/2012/12/17/politica/014a1pol

Consulta la respuesta de los alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM integrantes de Izquierda Revolucionaria Internacionalista: http://www.slideshare.net/pastordc3110/respuesta-aadolfogilly

Por Heriberto Paredes Coronel (La responsabilidad total de este texto es del autor)

 

There are 3 comments

  1. Oliverio Orozco

    Don Heriberto, muy bien por responderle a Gili.
    Pero terriblemente mal por pretender refrendar el discurso de los abismos infranqueables. Lea usted a Lenin compañero, para que se de cuenta de que presenta usted los síntomas de la enfermedad del izquierdismo (las palabras son de Lenin, no mías).
    Mientras la gente como usted y la gente como yo, no entendamos todos, que los abismos infranqueables son inútiles, ridículos y falaces. México no irá a ninguna parte. Y que lastima, pues esta que propone resulta una vía no menos facista que la que crítica.

  2. José L. Vázquez

    Sin interés partidista de ninguna clase, juzgo como muy claro, serio y acertado el texto de Adolfo Gilly. Es inutil tratar de ofendernos, señalarnos de tibios o de cobardes a quienes nunca hemos estado de acuerdo con la violencia y la provocación. Ser “joven” o universitario de ninguna manera justifica los actos violentos y agresivos, aún cuando pretendan presentarlos como “defensivos” También asumo totalmente la responsabilidad de mi texto.

    1. SubVersiones

      Es que no se trata de defender o no la violencia, lo que pasó es que Don Adolfo simplemente demeritó algo mucho más complejo que un movimiento estudiantil. Lo que se está moviendo es mucho más complejo y viniendo de él causa resquemor…Si hay que debatir entonces hagámoslo. Lo que escribí es una serie de preguntas mínimas que pude plantearle a alguien como él, no es su persona, es su comportamiento desconcertante. Te agradezco tus palabras, espero podamos seguir intercambiando ideas.

¿Qué opinas?