Ya no confiamos en Policía Federal: Semeí Verdía, coordinador de autodefensas de la costa

Por Camilo Ñarqui
Foto de portada: Juan José Serafín Estrada

Estalinao Beltrán, productor de limones y hasta hace unos días vocero de la Coordinadora de Autodefensas de Michoacán (CAM), ha sido nombrado comandante de la Policía Rural Estatal, pero su legitimidad para ocupar el cargo ha sido puesta en duda por las mismas autodefensas que resguardan actualmente la seguridad del estado. Incluso se le acusa de mantener vínculos con el narco, debido a las pruebas que se encontraron en el enfrentamiento sucedido semanas atrás en Chuquiapan.

Cuando los comunitarios de la costa llegaron a Chuquiapan, fueron recibidos con disparos desde los cerros y desde la barricada. Tras el enfrentamiento, que duró unos 15 minutos, repelieron la agresión y dieron muerte a cuatro tiradores. Mientras los comunitarios aún revisaban a sus heridos, llegó una comitiva conformada por los hombres de Estanislao Beltrán (Papá Pitufo), la Policía Estatal y la Federal. «Yo no alcance a ver quién fue, pero ya no estaban las armas de los templarios. Qué raro está eso ¿no? Yo creo que fue el Papá Pitufo quien las desapareció, por eso en las fotos que salieron en la prensa los muertos se ven desarmados», señala Gabriel Caballero, coordinador de los comunitarios de Caleta de Campos.

Una hora después se presentó en el lugar Semeí Verdía, líder de los comunitarios de la costa, acompañado por el doctor José Manuel Mireles, quien hasta ese momento fungía como vocero de la CAM. «En ese retén todos eran templarios, estaban utilizando unas playeras distintas a las nuestras, en ningún caso ellos eran comunitarios» confirmó Verdía esa tarde.

Semeí Verdía rodeado de jóvenes costeños. Fotografía: Heriberto Paredes.

Durante el operativo fue posible capturar a 18 personas que se mantenían en el filtro. Al ser cuestionados por el Ministerio Público explicaron que una mujer de la localidad de La Mira, les había prometido entre $1000 y $1200 por “apoyar” a la gente de la barricada. Ante las preguntas del Ministerio Público señalaron al “Cebollo”, conocido templario de la zona, como la persona que les explicaba qué hacer en la barricada.

En el lugar también se pudo asegurar un documento donde se puede ver claramente la firma de Estanislao Beltrán, quien funge como «representante de las comunidades del Municipio de Lázaro Cárdenas». En este documento, las mismas “autodefensas” que momentos atrás habían confesado estar a paga del narco, pedían apoyo y presencia militar permanente en la zona.

Al día siguiente de estos hechos, el 28 de abril, Beltrán salió ante la prensa asegurando que los hombres del retén de Chuquiapan eran realmente autodefensas y que habían sido atacados por la gente de Caleta, a la cual acusó de pertenecer al Cártel Nueva Generación. Pero Semeí Verdía habla en defensa de sus comunitarios, «El Papá Pitufo anda ahí medio enredado con los templarios. El papel que firmó comprueba que se arregló con ellos. Los de Chuquiapan eran todos templarios, todos nosotros sabemos porque estaban encapuchados y sus playeras (usadas para identificar a quienes pertenecen al movimiento) tenían un lema distinto al de nosotros».

Pocos días después, el jueves 8 de mayo del presente año, en una reunión de la CAM convocada por Estanislao Beltrán, se firmó la destitución de Gabriel Caballero y del doctor Mireles del movimiento, acusados de avanzar sin autorización contra la gente de Chuquiapan. «El Comandante Valerio [policía federal] le dio autorización, pero el tipo se rajó al último y ahora dice que no dio autorización. Y de eso hay testigos.», asegura Verdía. «La culpa también la tiene el federal al decirle que avanzara y si los dos la regaron los dos tienen que pagar, uno por dar la orden y otro por no confirmar con nosotros».

«Yo creo que la federal sabía todo, por eso no avanzó con nosotros y por eso se desaparecieron las armas que portaban los de Chuquiapan», sostiene uno de los comunitarios que estuvo presente en el avance. «Es necesario que se comience a destapar todo, cada líder de cada municipio vale lo mismo, Papá Pitufo no puede decirnos si avanzar o no. Con todo esto que hemos descubierto me queda claro que el dinero ablanda más que el feo», remata.

Comunitarios de los municipios de Aquila y Chinicuila

Comunitarios de los municipios de Aquila y Chinicuila. Fotografía: Camilo Ñarqui

Actualmente Papá Pitufo cuenta con todo el respaldo del gobierno federal, a tal punto que acaba ser nombrado Comandante de la recién creada Policía Rural Estatal, pero es un liderazgo que los comunitatios de la costa niegan. «Nosotros estamos unidos, los tres municipios de la costa estamos compactados; Coahuayana, Chinicuila y Aquila, y ya no confiamos en él ni en la Policía Federal, ellos andaban por conveniencia, de ahora en adelante nosotros estamos solos», asegura Verdía.

There are 3 comments

  1. José de Cádiz

    Pues, imagínense, que a la policía federal la andan dirigiendo dos presuntos templarios: El enano “pitufo”, y el comandante cinco. Ahora que ya salió de la cárcel un autodefensa, que haga mancuerna con el Dr. Mireles, que sí ha demostrado defender a Michoacán con muchos pantalones. No se confundan ni echen a perder su movimiento, honor a quien honor merece. “Es mejor andar solo que mal acompañado”, reza un refrán. Los traidores y oportunistas siempre han existido y el gobierno los copta por conveniencia. Pitufo y el cinco son de la peor calaña y se andan codeando con el poder para tener 15 minutos de fama. Pero las cosas caerán por su propio peso como verán más adelante. Ya nadie confía en la policía federal y cada día se ponen en evidencia como cómplices de templarios. ¿Cómo se explican que a la fecha no hayan agarrado a “La tuta”? ¿A poco es más inteligente este criminal y tiene tanto colmillo como para comprar al mismo gobierno? Ustedes tienen la respuesta…

¿Qué opinas?