¡Ni una más!

“A pesar de que el término “desaparecido” se emplea en todo el continente latinoamericano, debería cambiarse por el de secuestrado. El desaparecido se esfuma, no existe, y al cabo de un tiempo nadie vuelve a pensar en él. Un objeto que desaparece es simplemente un objeto perdido. También la causa de los desaparecidos parece una causa perdida […] No deberían llamarse desaparecidos, es malo ese nombre: lo que desaparece ya no vive, no tiene fuerza. Podrían definirse como secuestrados porque eso es lo que son […] Los desaparecidos no están en ninguna parte ni vivos ni muertos. El silencio que guardan las autoridades es su principal acusación.”

E. Poniatowska

En el año 2010 el número de mujeres menores de edad desaparecidas en la ciudad de Querétaro se disparó de una forma alarmante. En un artículo publicado el 8 de febrero del 2012 el semanario Libertad de palabra se dan a conocer las cifras proporcionadas por la Procuraduría General de Justicia en Querétaro (PGJQ) sobre el número de personas desaparecidas, el cual corresponde a 256 registradas en el periodo 2010-2011, sin embargo dicha institución se negó a entregar copia de los datos. Estas alarmantes cifras llaman la atención de diversas organizaciones de la sociedad civil que luchan en pro de los derechos de la mujer. También han llamado la atención del semanario Libertad de palabra que se ha preocupado por dar continuidad al caso.

Lluvia Cervantes es una las personas que  ha seguido de cerca ésta problemática, ella trabaja en la Asociación Queretana de Educación para las Sexualidades Humanas (AQUESEX) y es Coordinadora desde hace poco más de tres años en La Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (DdeserQro); es ella la que nos ha informado en mayor medida sobre la problemática latente.

El silencio que guardan las autoridades es un principal acusación

En octubre del 2010 Libertad de palabra difunde la desaparición de siete mujeres menores de edad en un periodo de diez días, hasta ése entonces la PGJ había recibido el registro de nueve casos más de mujeres desaparecidas, de las cuales se actualizó la información en la página de dicha dependencia hasta el año 2012, ya que de acuerdo con Libertad de palabra la PGJQ había dejado de actualizar durante un año y medio su web oficial en relación al tema. De acuerdo con Lluvia, el 25 de noviembre del 2012 el día mundial contra la violencia hacia la mujer, María de Lourdes Alcántara de la Torre, quien es directora del Instituto Queretano de la Mujer (IQM) durante una rueda de prensa presentó de forma insistente una serie de contradicciones al reportar el número de mujeres desaparecidas en la Ciudad de Querétaro.

A continuación la información que Lluvia Cervantes nos proporcionó sobre distintos tópicos de la problemática:

A. Constancia en el caso

Hace varios meses que hemos estado dando seguimiento al semanario Libertad de palabra a partir de un hecho muy concreto que justo va a cumplir un año en semanas próximas; una reunión que hubo en la Ciudad de México realizada por las compañeras que dan seguimiento a lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos resolvió en relación a los feminicidios que ocurrieron en el campo algodonero en Ciudad Juárez. Cada cierto tiempo los procuradores de todos los estados tienen el deber de reunirse para rendir cuentas sobre lo que han estado haciendo en facto y en leyes a fin de evitar que haya más feminicidios con estas características y que empiezan, claro, con la desaparición de una chica.

Ahí nos estamos dando cuenta que parte de la información que ha estado dando cuenta el semanario Libertad de palabra de pronto no tenía tantos datos como los que presentó el procurador de Querétaro en ése entonces en la reunión nacional, también nos hemos estado dado cuenta que hay un esfuerzo por parte de las autoridades, no sólo en las administraciones pasadas sino también ahora, de tratar de mantener una fachada de “Querétaro Seguro”, de que en Querétaro no pasa nada. En estas cifras que estaba manejando el procurador en ése entonces, estaba hablando de una cantidad de jóvenes desaparecidas y de feminicidios que no parecían estar muy acordes a las que el semanario Libertad de palabra manejaba  en cotejo directo del portal de transparencia.

Las autoridades han procurado resguardar la información, entonces no es fácil para la ciudadanía o para los medios de comunicación alternativos acceder a ella, incluso hace poco, entre agosto y septiembre del año pasado, se trató de interponer otra solicitud para saber sobre feminicidios exactamente con cuántos casos nos estábamos enfrentando en lo que iba del año y se reservaron la información. Es así que hemos estado muy interesadas en que haya mayor claridad, mayor transparencia en la información, ya que nos dábamos cuenta que había algunas cuestiones muy extrañas en este dar cuenta de la desaparición de las jóvenes. De pronto en un mes desaparecían diez chicas con características similares es decir; que viven en colonias donde la situación socio-económica puede ser media o media-baja; características etarias que iban de los 13 a los 16 años y que al principio las autoridades hacían declaraciones o ponían como información oficial en el portal de la PGJQ versiones ofensivas para las familias y para las propias chicas, en donde se podía entrar al portal y ver la foto de una chica con un pie de imagen en el que se recurría a expresiones tales como: “Es que se fue de rebelde” o “Se fue porque tiene problemas de conducta”. Todo en dinámica de prejuicio, acción que se hacía en lugar de buscar (verdadera obligación de las autoridades).

B. Trabajo en Conjunto

Esto nos llevo a estar dándole más seguimiento, a estar entrando más a la página de la PGJQ y a hacer una serie de exigencias que han devenido en una serie de actividades, en la constitución de un observatorio ciudadano contra la violencia hacia las mujeres en el que estamos varias organizaciones, mismas a las que aún no se nos da una respuesta clara. Lo que sí sabemos es que fue tanto el ruido que se empezó a hacer, que la sociedad evidentemente comenzó a mostrarse mucho más preocupada, porque se empezó a desatar el pánico, en tanto empezó a aparecer también en medios nacionales que las personas ya nos estábamos dando cuenta de que estaba pasando esto, que el pánico crecía sin  que nosotros obtuviéramos  respuestas claras por parte de las autoridades aparte de las versiones oficiales que respondían a la voz de “no, aquí no está pasando nada”, cuando era tan evidente que estaba pasando algo.

Finalmente a partir de ciertas gestiones que se han podido hacer en donde hemos estado propagando el “sí, si está pasando, ya no lo pueden negar”, vimos un cambio en la postura de varias autoridades, ya que empezaron a decir “bueno sí está pasando”.  De pronto nos percatamos de la contradicción en unas cifras que no se ponían de acuerdo sobre cual iba a ser la cifra oficial.  A finales del año pasado vemos más bien esfuerzos de las autoridades para ahora sí decir públicamente, “vamos a hacer todo lo que esté en nuestra parte para hacer leyes y localizar a las chicas”, la realidad es que anunciaron estas leyes pero todavía quedan pendientes.

Hace unos días acaban de aprobar una ley contra trata, que a decir de algunas personas que están mucho más involucradas en ese tema está  “bien a medias” y le falta, en mayor calidad y medida, una buena instrumentación, porque una cosa es que en la ley esté lo ideal y otra cosa es que haya recursos y que haya una reglamentación clara para que esta ley  pueda ser aplicable en lo cotidiano.

Lo que estamos tratando de ver en la página de la PGJQ es un seguimiento mensual, de pronto nos encontramos con la manipulación de la página para que aparezcan ciertas fotos que de pronto a los dos días ya no están, en algunos casos sí aparecen en una nueva sección como “localizadas”.

Antes no existía una sección de fotos donde hubiera personas localizadas por la PGJQ, sabemos o creemos que instalaron dicha sección para tratar de mostrar que sí están haciendo algo. Sin embargo sí hay fotos que aparecen en la página, de pronto son retiradas y no aparecen después en la sección de “localizadas”; hemos estado dando este seguimiento y tan sólo en octubre del año pasado nos dimos cuenta que hubo 16 chicas menores de edad y que para diciembre y enero de este año ya no aparecían las mismas fotografías ni nombres del mes de octubre, pero tampoco aparecieron  nuevas fotos y nombres de localizadas. Este manejo de información hace que sea todo muy incierto porque ¿qué pasa con esas fotos que sí subieron en calidad de desaparecidas y de pronto ya no están, pero no aparecen como localizadas?

C. Demandas

Dentro de las peticiones realizadas por estas asociaciones civiles se encuentran:

  1. Tipificación del feminicidio como delito autónomo. Actualmente […] los tratan como crimen pasional lo cual es absolutamente ridículo porque ni siquiera existe una figura legal.
    (Tiene que ver con esta mirada que posibilita darle carpetazo más rápido al crimen, porque por ahí va como un hilo sutil, “se lo ha de haber buscado, algo hizo, por eso despertó las pasiones”).
  2. Feminicidio como agravante. Expertas en feminicidio a nivel nacional mencionan que cuando un feminicidio es claramente calificable o sea hay una saña particular, el factor de vulnerabilidad muy particular  tiene que ver con el hecho de haber nacido con cuerpo de mujer y la inequidad que existe al respecto, el feminicidio es figura legal y autónoma.
  3. Leyes e instrumentación. Otra de las exigencias está dirigida al tema de las personas desaparecidas en general, es decir; mujeres, hombres, jóvenes y niños. Si tú intentas hacer el reporte de alguien o una denuncia de que desapareció un familiar tuyo, tratan el caso como si se te hubiera perdido el celular, porque no hay una instrumentación legal que permita que haya protocolos claros para cuando una persona desaparece y que no sea sólo levantar nada más un reporte de extravío. Pedimos que exista un énfasis en qué se tiene que hacer en las leyes y en su instrumentación para que haya protocolos claros a nivel de personas desaparecidas y de atención a los familiares de estas personas.

 

D. Victimas criminalizadas y victimarios.

Lo que sabemos es que sí existe un modus operandi de varios varones que buscan a través de la seducción y del enamoramiento mujeres muy jóvenes que además están en condiciones de mayor vulnerabilidad porque tienen problemas en su casa o tienen ciertas situaciones de vida que implican que sea fácil para ellos “engancharlas”. Sabemos que sí ha habido algunos casos en donde después la chica logra escapar o puede regresar a su casa, pero eso no exenta que haya desaparecido y tampoco exenta que haya culpa de la otra persona que muchas ocasiones es un hombre de edad mayor, que estaba buscando “engancharla”.

El problema es que para las autoridades eso sigue siendo un “pues se fue con el novio” y el hecho de que se vayan con el novio no significa que sea voluntariamente o que sea en “buena onda”, sino que más bien es justo el modus operandi de muchos tratantes.

Se puede hablar de muchas redes de trata por toda la república y no podríamos decir que Querétaro está exento de esta realidad tan lamentable como recurrente, ha habido algunos casos que no se han resuelto, tampoco podríamos decir que todos los casos son iguales, pero indudablemente hay casos particularmente interesantes porque la chica logra escapar y regresar a casa; así se llega a saber  que era un novio de edad mayor que con engaños la trató de dañar. Eso no significa que sean redes, sino que puede ser  incluso una sola persona que siendo varón y siendo mayor de edad, trata de aprovecharse de ésa inequidad social que existe, donde hay todo un contexto y una sociedad que legitima esta violencia a las mujeres, a veces muy sutil a veces muy evidente y que trata de aprovecharse de ellas.

E. Medidas preventivas

Algunos familiares que han estado tratando de unirse y organizarse, nos han estado compartiendo su proceso y que lo que tratan de buscar es generar redes de apoyo para otras familias y mecanismos que infortunadamente les ha tocado a ellos aprender en circunstancias muy trágicas por la desaparición de una chica de su familia. Varias organizaciones tenemos muchos años trabajando temas que tienen que ver con los derechos de las mujeres, esto de reunirnos en un observatorio es algo que ya veníamos haciendo pero con el nombre de observatorio ahora podemos conjuntar muchos más esfuerzos y hacer visibilizar la necesidad de ejercer presión, así como la responsabilidad que implica hacer acciones […] que tiene que ver con lo mismo: evidenciar que la violencia contra las mujeres tiene muchas caras y que son simplemente grados. Si en una relación de noviazgo una chica tiene que rendir cuentas, pedir permiso para ponerse determinada ropa, todo eso después va creciendo y es la misma cadena que lleva a que una chica sea conceptualizada como objeto y entonces nace la retrógrada idea de “me la puedo llevar, la puedo usar y la puedo tirar”.

Así es como termina el valioso testimonio de Lluvia Cervantes, que en resumidas cuentas nos expone un seguimiento en esta particular problemática estatal y revela las fallas latentes en las instituciones oficiales de justicia, hasta ahora, podemos señalas que en lo que va del año de acuerdo con la página de internet para la consulta ciudadana de la Procuraduría General de Justicia en Querétaro en la sección de “Extraviados: Mujeres menores” se encuentran registradas como desaparecidas trece mujeres, en un rango de edad de 13 a 17 años. Del año 2010 al 2012 existen 10 mujeres reportadas como desaparecidas y 15 mujeres menores de edad se señalan como “localizadas”.

Por Itzayana I. Tarelo Licea

 

¿Qué opinas?