Brown vs el Consejo de Educación: 60 años después

Texto: Mumia Abu-Jamal

Han pasado 60 años desde que la Suprema Corte de Estados Unidos decidió el caso Brown vs. el Consejo de Educación,  prohibiendo los sistemas educativos segregados por raza.

¡60 años! ¡Mi vida entera! Y hoy en día las escuelas siguen siendo segregadas, si no por ley, seguramente por usos y costumbres y especialmente por clase social (la cual en Estados Unidos es casi igual).

El difunto jurista Derrick Bell una vez dijo a un entrevistador: «La segregación racial aún existe, pero no hay nada bajo la ley que podamos hacer al respecto».

El profesor Bell hizo este comentario en 2003 y es tan cierto hoy como cuando lo dijo.

Cuando el dictamen Brown se volvió ley, el senador de Carolina del Norte Sam Ervin encabezó un movimiento de políticos adheridos al “Manifiesto Sureño” que prometieron su implacable oposición a Brown. Sus esfuerzos suscitaron un apoyo abrumador.

Esta campaña de resistencia legal a un fallo de la Suprema Corte ha seguido desde entonces hasta el día de hoy. Es la segregación por otros medios.

Nos ha llevado a un sistema de escuelas «separadas pero (des)iguales», si es que no puedes pagar algo mejor.

Es el espíritu silencioso tras el movimiento de las escuelas “charter” –escuelas privadas subvencionadas con dinero público, donde algunos estudiantes reciben una educación decente mientas la mayoría no recibe ninguna.

Es lo que es.

El activista educativo Jonathan Kozol, quien tal vez ha visitado más aulas en todas partes del país que cualquier otra persona, ha descrito las escuelas en Estados Unidos como «escuelas de apartheid».  El término viene de Sudáfrica y significa «estar aparte» en afrikaans. Kozol llamó a las instituciones de educación estadounidenses «la vergüenza de la nación» (el título de uno de sus libros).

Y así es.

60 años después de Brown, el dictamen ha sido tratado de la misma manera en que la Constitución fue tratada cien años después del final de la guerra civil –como si nunca hubiera existido.

–© ‘14maj

18 de mayo de 2014

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

There is one comment

  1. JLValdés

    El apartheid, la segregación racial, son síntomas inequívocos de una grave enfermedad crónica social, que caracteriza a seres evolutivamente más retrasados, más primitivos, más territoriales.
    El comportamiento racista cuanto más radical es, su furia, su encono, su odio, son más exacerbados y peligrosos. Y ¿quiénes no conocemos en el mundo, el comportamiento de las tropas norteamericanas?. Quienes ejercen una crueldad y violencia inaceptable, derivada de su famoso “american way of life”.
    Sembrando odio en las mentes sus hijos, a través de una sistemática paranoia esquizoide “educativa” hacia todo el mundo. Les hacen creer, que todos estamos contra ellos y nos etiquetan de mil maneras. No sólo a los negros, a los de todos colores; y a todo aquel, que no acepte esta su “religión” de odio y de saqueo, que llevan inserta hasta el tuétano, el racismo y la depredación.
    Además, es simplemente, una forma perversa para mantener su hegemonía a salvo.

¿Qué opinas?