Comunalidad y felicidad en la infancia cheranense

Texto y fotografías de patiaje en lodo: Sari Dennise.
Fotografías de carretas y orquesta: Kinoluiggi.
Video: Andalucía Knoll.

—Caminan detrás del calvario, dan vuelta a la izquierda, luego a la derecha, siguen por el camino de tierra y ahí derecho y hacia arriba llegan a «La lomita» —nos dice un integrante de la Ronda Comunitaria para indicarnos el sitio donde se realizaría el evento anunciado como «Patinaje en lodo».

Siguiendo las instrucciones, rápidamente salimos de la urbe. Llegamos a una zona desde donde se aprecia el terreno boscoso y montañoso de la región. «Otro Cherán», el territorio a defender, a sólo 20 minutos del centro de esta ciudad de casi 15 mil habitantes.

Allí, se encuentra reunido un grupo de pequeños cheranenses –la mayoría parecen menores de 12 años– que platica y cuchichea al lado de una pipa de agua y de los adultos que se encuentran en el lugar. Se están organizando para la actividad que está por comenzar.

La jaropikua, «ayuda mutua»

Como parte de la semana cultural y de protesta en Cherán K’eri, las niñas y niños de la comunidad tuvieron espacios de recreación en los que se buscó fomentar la diversión a través de juegos que no requieren gran producción o dinero. Los organizadores tienen clara la importancia de fomentar este tipo de actividades desde el gobierno autónomo:

—Es una exigencia que también manifestaron los mismos niños, en el plan de desarrollo […] Para nosotros es muy importante «darnos»: dar nuestro tiempo, escuchar la alegría, ver la convivencia. Esto es lo que nos hace realmente grandes. No es que sea mala la tecnología sino que a veces nos va aislando del otro.

Poco a poco, comienzan los pioneros a bajar patinando sobre los caminos de lodo que se han trazado sobre la pendiente de tierra rojiza. Algunos niños todavía cuidan no ensuciar sus ropas y miran a sus padres buscando una complicidad que encuentran pronto. —A veces, los niños vienen a jugar así, pero normalmente sus padres los regañan. Hoy, mi hijo me advirtió que va a terminar sucio y enlodado —nos dice una de las asistentes.

Josefina, comisionada para repartir helado a los participantes, nos comenta el sentido que tiene realizar estas actividades en el aniversario:

—Muchas cosas sanas se estaban perdiendo, por ejemplo, ahorita los niños se van al “ciber” o a las maquinitas […] No se necesita dinero para divertirse, nada más se necesita lodo y agua.

Jatskeran, «ensuciarse de lodo» tiene nombre en p’urhépecha

Transcurridas algunas horas, los niños se encuentran realmente desinhibidos y lucen libres. Avanzan sobre los toboganes en grupos de tres, cinco y hasta quince: terminan completamente llenos de lodo y envueltos en risas, caen unos sobre otros, se abrazan, y corren de un lado para otro.

Para el proyecto autonómico cheranense resulta esencial que las nuevas generaciones hagan suya la reivindicación de la identidad indígena y comunitaria. San Francisco Cherán no es un pequeño pueblo, es una cabecera municipal con mucha población migrante y; el tejido social, antes del levantamiento de 2011, estaba tan resquebrajado como el de cualquier ciudad. Así lo mencionaron los jóvenes de Radio Fogata en una entrevista previa, en la que reconocieron la importancia de la inclusión de las personas de todas las edades en la construcción de la autonomía:

—Estabamos aculturados por la televisión, aculturados por las modas, aculturados de que «yo estoy en esta era» […] Ahorita les tocó a los grandes, esto, la forma de usos y costumbres. A nosotros, seguir aprendiendo más, para que cuando estemos un poco más grandes, darle continuidad y formar a los niños también, de la misma manera, para que esta forma de gobierno jamás se suelte y se siga.

Además del patinaje en lodo, se realizaron concursos de carretas, conciertos y cantos donde las y los niños siguieron teniendo participación activa. Entrada la tarde, nos encontramos a varios de los participantes tocando en la orquesta de la casa de cultura, con su misma sonrisa pero esta vez interpretando El triunfo de Leco, pirekua bilingüe con la que siguieron –y seguimos– celebrando la autonomía: «y ¡que viva y que viva, que viva el pueblo de Cherán!»

Texto y fotografías de patiaje en lodo: Sari Dennise.
Fotografías de carretas y orquesta: Kinoluiggi.
Video: Andalucía Knoll.

There is one comment

¿Qué opinas?