PRI-DF solicita personal femenino “para laborar en oficinas gubernamentales”

Video: Rafael Camacho y Amaranta Marentes

A las 12 horas del jueves 3 de abril de 2014, tan sólo momentos antes de que la agencia de noticias MVS  diera a conocer un reportaje en el que se acusa al dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, de contratar a jóvenes para que mantengan relaciones sexuales con él –haciendo uso de recursos públicos– el descontento de la sociedad civil no se hizo esperar.

Afuera de las instalaciones del PRI-DF se llevó a cabo una manifestación con el fin de mostrar el repudio a los actos presuntamente cometidos por este personaje.

En la acusación se declara que para surtir la red de prostitución del dirigente priísta buscan «mujeres entre 18 y 32 años con disponibilidad de horario» –como se menciona que anunciaba el periódico– y que son dadas de alta en la nómina del PRI como secretarias o recepcionistas, recibiendo sueldos entre los 8 mil y 14 mil pesos mensuales.

Según algunos medios informativos, Gutiérrez de la Torre fue “separado” de su cargo por el Comité Ejecutivo Nacional del PRI mientras se realizan las investigaciones pertinentes por parte de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. Sin embargo, no ha quedado claro cuáles son las condiciones e implicaciones específicas de esta separación.

Diferentes grupos de la sociedad civil se encontraron en las afueras de las oficinas del Comité Directivo del PRI-DF, en la colonia Buena Vista, en donde laboraba Gutiérrez de la Torre.

Se llevaron a cabo diversos actos. Un grupo de personas se sentó enfrente de la reja cerrada del edificio, pretendiendo clausurar las instalaciones. Se realizaron distintos esténciles, algunos fueron fijados en grandes globos blancos, y en pelotas de fútbol que también presentaban leyendas como “Políticos machistas”, “Cerdos sexistas priístas” y “No más PRI”, y fueron lanzados por encima de la reja del inmueble.

Ante el alboroto, una mujer que trabaja en estas oficinas, salió a la reja a declarar que todo lo que se expuso en el reportaje es mentira, y que tenía plena confianza tanto en su partido como en Gutiérrez de la Torre, a lo que los manifestantes contestaron con cuestionamientos y burlas.

Se llevó a cabo la lectura de un comunicado en el que se aclaró que la denuncia pública, no era contra el trabajo sexual, sino contra la corrupción, el abuso de poder y la desviación de recursos públicos por parte del PRI-DF y sus cómplices. Además, se exigieron los siguientes cuatro puntos:

1) La revisión detallada de las condiciones de reclutamiento y laborales ejercidas en los distintos cargos públicos de Cuauhtémoc Gutiérrez.

2) La investigación ampliada a los servidores y personas involucradas en la contratación y las prácticas que imposibilitan un ambiente digno.

3) Transparencia en el uso del presupuesto público, frente a la evidente desviación de recursos.

4) Participación de observadores externos en las auditorías para para garantizar imparcialidad.

Durante las acciones llevadas a cabo en la protesta, llamaron la atención dos jóvenes con máscaras; uno llevaba una cabeza de cerdo, acompañada de un letrero que decía «En apoyo a los cerdos, $11, 000 la pieza»; la otra, llevaba el torso semi-descubierto y pintado con dos leyendas «Cerdos sexistas» y «PRIstitución».

Para cerrar el evento, se colgó una manta con la leyenda «¿Qué democracia es ésta?» y se colocó la cabeza del cerdo en lo alto de la reja. 

Vale la pena tener en consideración que con esta denuncia se afecta una gran cantidad de intereses, por ejemplo la candidatura a gobernador del DF para el 2018, en la que Gutiérrez Torres pretendía participar.

¿Qué opinas?