Tan sólo repartía propaganda para una tocada…

Por Karla H. Mares

Daniel Palacios Cruz, mexiquense de 32 años, vendedor de instrumentos musicales y guitarrista de dos bandas: Telekrimen y Cavernarios fue uno de los detenidos durante la marcha en conmemoración de la masacre de estudiantes en 1968.

Telekrimen es una banda que abarca géneros musicales del punk y garaje, mientras Los Cavernarios influenciados por música de los cincuentas y sesentas crean una mezcla de ritmos de surf y garage “tocado por auténticos cavernícolas”[1]. Ambas bandas son originarias del Estado de México y tienen más de 10 años de estar en los escenarios -15 y 11 años  respectivamente-.

Entre los dos proyectos musicales Daniel ha participado en 10 discos de larga duración, colaborado en otros 6 discos con bandas de Estados Unidos y Canadá, compartido escenario con grupos de Alemania, Austria, España, Perú, entre otros y ambas agrupaciones han sido nominadas en la categoría “mejor disco surf-garage-rockabilly” en el Indie-O Music Awards 2011 y 2013[2].

Según el propio testimonio de Daniel, el día de la marcha, éste salió de su trabajo ubicado en la calle Bolívar rumbo al metro, pero al ver que todos estaban cerrados, decide caminar hacia Reforma y se encuentra con la manifestación a la altura de Bellas Artes. Se percata de la cantidad de personas que la conforman y decide sumarse al contingente para repartir propaganda de su próxima tocada, además de tomar algunas fotografías para un documental en el que ha estado trabajando.

Tomar fotografías distrae a Daniel y se retrasa del contingente más grande a la altura del Caballito y es ahí donde se da cuenta que un grupo de aproximadamente 70-80 personas está completamente rodeado por cientos de granaderos.

A partir de ese momento la situación se vuelve tensa, ya que los policías comienzan a acosar e intimidar al grupo encapsulado. A Daniel le quitan su cámara y minutos más tarde es golpeado en el rostro por el puño de uno de los granaderos que aprovecha los escudos de sus compañeros para abrirse paso, golpearlo y esconderse entre la multitud de policías.

A continuación, llega un camión de la policía, donde suben a Daniel junto con otros  40 personas -todos hombres.

Los llevan a la Agencia del Ministerio Público #6 de la  Delegación Gustavo A. Madero (GAM), donde un oficial de alto rango aborda el camión y al azar -pero por guiado por una apariencia/forma de vestir- escoge a Daniel y otros 7 personas, les exige bajar del auto y los sube a otro transporte.

Los 8 detenidos son llevados a la agencia #2 de la GAM, donde los policías que los presentan declaran en contra de ellos y son acusados de daño a propiedad doloso, ultraje a la autoridad, y ataque a la paz pública con el agravante de pandillerismo; lo que no permite el acceso al derecho a fianza.

La averiguación previa se abre y se presentan las únicas pruebas: las declaraciones de los policías que los presentan ante el Ministerio Público. En este punto la relatoría de Daniel y los demás presos enfatiza que los policías que declaran no estuvieron presentes durante su detención. Es decir, no son los mismos oficiales los que los detienen, los que los acusan ante el MP de pandillerismo.

Durante esta semana se han llevado acabo diversas diligencias como la entrega de decenas de cartas de recomendación de familiares y/o amigos que conocen o han trabajado con Daniel. Por otro lado, se revisaron las grabaciones de las calles principales donde los daños más graves se presentaron y en ninguno de ellos fue reconocido el guitarrista de Telekrimen, como participante de actos vandálicos.

Por lo que, todo el proceso lo único que evidencia es la arbitrariedad de su detención: tanto las declaraciones donde se le inculpa por parte de policías que no estuvieron presentes durante su detención, además del abuso de poder mostrado en el robo de cámaras y golpes a los manifestantes.

Es por todo esto, que desde el día de ayer, los 8 detenidos se declararon en huelga de hambre para “exigir justicia y el cumplimiento de nuestras garantías individuales. Rechazamos la criminalización de la protesta, y apoyamos el derecho a la manifestación y libre expresión como lo dicta nuestra constitución”.

El día de hoy, a las 14hrs se definirá la situación jurídica del músico Daniel Palacios. Todo apunta a que el día de mañana el músico volverá a hacer lo que mejor sabe tocar su guitarra y cantar.


[1] Biografía de la Banda Los Cavernarios.

[2] “Los IMAS (Indie-O Music Awards) surgen ante la necesidad de premiar y reconocer la música de un escenario artístico independiente. Se trata de los primeros y únicos premios que realmente reconocen y estimulan a la escena independiente del país: es el lugar donde surgen nuevos talentos que hacen a la industria musical diferente e interesante”. http://www.losimas.com/

 

There are 2 comments

  1. Cesar

    Afortunadamente hay información suficiente para su liberación, ¿que hay de las demás personas?. Discriminatoria, arbitraria, violadora de derechos humanos, imparcial, ignorante, agresiva y sorda es la justicia mexicana.

¿Qué opinas?