Enseñanzas desde una prisión en Chiapas: Alberto Patishtán y Alejandro Díaz Santis a unas horas de la acción mundial por su liberación

Por Regina López, Judith Gómez y Colectivo Histeria

Los muros y rejas que separan a los presos de su libertad física en el Centro de Readaptación Social (CERESO) no. 5, San Cristóbal de las Casas, se nos abrieron este lunes para dar a paso a una reunión particular. De ese lado, pudimos encontrarnos con Alejandro Díaz Santis, quien, junto con otros 3 presos adherentes a la ‘Sexta Declaración de la Selva Lacandona’, sigue luchando para exigir su liberación. Ya junto a otros internos que se encontraban con su “visita”, una sonrisa y un abrazo de hermanos fue lo primero que recibimos de Alberto Patishtán Gómez. Con un temple calmado y amable, nos ofrecieron un café caliente y un diálogo largo, que reflexionando, ha sido una de las enseñanzas mas valiosas que hemos recibido las últimas semanas en nuestro caminar por Chiapas.

Entre risas y momentos conmovedores, nos hablaron de lo que significa para ellos la “libertad”. Una palabra que muchas veces es tomada a la ligera, sin embargo, Alberto y Alejandro quienes llevan 14 y 13 años encarcelados por delitos que no cometieron, nos platican que para estar libre afuera, primero es necesario conseguir la libertad interior. En este sentido nosotras los percibimos más libres que muchos de los que andan afuera.

Nos hablaron de la importancia del amor por los otros, de reconocernos como hermanos, de la importancia de no quedarse callado, en palabras del profesor “…si uno sabe que el otro está cometiendo una injusticia y no haces algo por frenarlo, entonces eres cómplice”. Es por esto que Patisthán se ha convertido en vocero de los y las presas, siempre al pendiente de los demás, exigiendo a las autoridades del penal mejores tratos para todos, desde conseguir bajar el precio de los materiales que utilizan para su artesanía, la cual los ayuda a sostenerse, hasta caminar hombro con hombro con las mujeres recluídas en el mismo centro –alrededor de 50. Con ellas, trabaja tres días por semana, enseñando, escuchando y, sobre todo, dignificando la vida detrás de las rejas.

Alex y El Profe están seguros de que su estancia no es fortuita, sino que por alguna razón tenían que estar ahí. Patishtán ha generado procesos de lucha, educación y organización en cada una de las prisiones que ha pisado, por lo que la cárcel ha sido un espacio donde continúa sus labores de enseñanza. La última vez que Patishtán vió salir a sus compañeros fue el 5 de julio de este año, cuando 9 de las 10 personas indígenas que luchaban a su lado, fueron liberados. [i] Para Alejandro, ser el único en no haber salido representó un reto al principio, luego comprendió que es su deber caminar junto a Patishtán, se siente contento de no haberlo dejado solo.

Luego de compartir su palabra, fue nuestro turno. Muy emocionado, preguntó cómo vivimos la escuelita zapatista. Escuchó, atento, los relatos y experiencias de lo vivido en las montañas del sureste mexicano. En su mirada parecía estarse trasladando, a través de las experiencias compartidas, a territorios muy similares a su comunidad ‘El Bosque’, en los Altos de Chiapas.

Alberto Patishtán dice que, en sus prácticas espirituales, no pide por su libertad física. Quiere salir, sabe que es su derecho, lucha por ello y habla de la injusticia, pero no le atormentan la expectativa ni la ansiedad. Prefiere dejar en manos del destino lo que pase, se mantiene firme en su responsabilidad de seguir luchando. En sus palabras: “la gente se pone metas y si no las alcanzan a corto plazo las dejan, pero para alcanzar una meta se tiene que ir lento, se tiene que perseverar y ser pacientes”.

A través de nuestra visita y compartiendo las enseñanzas del profesor, buscamos apoyar su lucha y las acciones mundiales por su liberación. Es en ese contexto que se realizará, mañana 20 de agosto de 2013, una peregrinación en Tuxtla Gutiérrez. La convocatoria pide la libertad de Alberto Patishtán Gómez, Alejandro Díaz Santiz, Antonio Estrada Estrada y Miguel Demeza Jiménez. La ruta será de la central de abastos al Tribunal colegiado. Y en la Ciudad de México, se caminará del parque hundido a la Judicatura general.

Los próximos 17 días son de gran importancia para definir el futuro de Alberto Patishtán. Es por eso que él y Alejandro se encuentran en ayuno desde el día de hoy hasta el 5 de septiembre y requieren que todos nos sumemos para exigir al Tribunal Colegiado que finalmente haga justicia para El Profe.


[i] Liberan a nueve indígenas en Chiapas; Patishtán seguirá preso, La Jornada, disponible en http://www.jornada.unam.mx/2013/07/05/politica/009n1pol

Para saber más del caso, revisa:

Septiembre, clave en el caso del profesor Alberto Patishtán, La Jornada, disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2013/08/20/politica/011n1pol

Libertad para Alberto Patishtán, material en audio, disponible en http://www.agenciasubversiones.org/?p=2751

Blog de Alberto Patishtán http://albertopatishtan.blogspot.mx

¿Qué opinas?