Bloque negro, el contingente incómodo de las manifestaciones

Nos deben mucho, nos deben todo.
Y mientras nos sigan debiendo, nos seguiremos cobrando.
Fragmento de El Cobrador, Rubem Fonseca

Desde el pasado primero de diciembre de 2012, se ha hecho presente en muchas movilizaciones en la Ciudad de México. Se identifica a la vista como un contingente de encapuchadxs que en su mayoría visten de color negro o colores obscuros. Es el bloque negro, una mezcla de individualidades y colectividades que se unen para implementar la estrategia de la acción directa contra los símbolos del Estado y el capital.

Han pasado ya dos años desde aquel sábado, cuando miles de manifestantes fueron a expresar su repudio a las inmediaciones de un fortificado Congreso de la Unión. En su interior, Enrique Peña Nieto tomaba protesta como presidente, al exterior, miles de manifestantes chocaban contra las vallas de la ignominia desde muy tempranas horas.

Decenas de heridxs y detenciones arbitrarias saldaron esa jornada, pero fue la radicalización de la protesta la que acaparó los titulares de la prensa de paga. Dos fuertes enfrentamientos, uno en San Lázaro y otro en las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes, cimbraron las «formas establecidas» de la movilización social en el Distrito Federal.

Jpeg

Fotografía: Rafael Camacho

A las decenas de encapuchadxs que se prepararon para atacar organizadamente las estructuras y símbolos del poder político y económico, se sumaron centenares de manifestantes que, por diversas razones y con diferentes banderas, decidieron ir al choque frontal contra la policía. Es desde entonces que el bloque negro ha adquirido mayor visibilidad en las movilizaciones.

Si bien en México ha irrumpido con mayor fuerza en los últimos dos años, esta estrategia ha sido usada en varias partes del mundo desde hace mucho tiempo, desde Grecia hasta Chile pasando por un buen número de países. Miles de personas se han sumado a los bloques negros, algunas reivindican la legítima autodefensa y van preparadas con piedras y palos para defenderse en caso de que la policía quiera cargar contra la manifestación, otras lo hacen con el objetivo de atacar frontalmente a quien consideran sus enemigos, el Estado, el capital y los defensores de los mismos: la policía.

A pesar de sus constantes apariciones a lo largo y ancho del mundo, tanto la prensa comercial como una buena parte del movimiento social han sido incapaces de afrontar la irrupción de este actor social en las movilizaciones de una manera ecuánime.

La primera ha optado por lo que mejor sabe hacer, utilizar la información como mercancía. En una sociedad como la nuestra la violencia vende, por lo que dicha prensa se ha dedicado sistemáticamente a publicar fotos de cristales rotos, objetos en llamas y enfrentamientos con la policía, difundiendo rumores no verificados desde sus columnas y reportajes, sobre cualquier movilización que transgrede lo «pacífico».

Fotografía: Rafael Camacho

Fotografía: Rafael Camacho

Por su parte, un sector del movimiento social y ciudadano ha sido incapaz de entender que hay quienes han optado por otras vías ante el evidente agotamiento de las formas de lucha como son la marcha, el mitin y el plantón, tachando a los encapuchados como infiltrados de la policía que son usados para desprestigiar al movimiento y justificar la represión. Como si la policía necesitara justificar la represión, como si no fuera línea editorial de los medios de paga desprestigiar a los movimientos sociales.

No por esto se puede negar la infiltración de la policía en el bloque negro, pero el espectro de infiltración policial en los movimientos sociales va mucho mas allá de éste. Los agentes del gobierno están infiltrados en decenas de colectivos y organizaciones, buscando desmovilizar y obtener información de sus integrantes. No olvidemos el caso de Manuel Cossio, el infiltrado del CISEN en el movimiento #YoSoy132, que desde su surgimiento se caracterizó y reivindicó como un movimiento pacífico.

Jpeg

Fotografía: Rafael Camacho

Es muy corto de visión negar la rabia desbordada con la que lxs jóvenes han decidido salir a la calle buscando un distanciamiento de las formas de lucha que consideran caducas; es muy corto de visión negar la rabia contenida por la suma de agravios contra una sociedad que ha cerrado todas las puertas a una extensa franja de la población, cortando toda posibilidad de un desarrollo integral como seres humanos y que a cambio, sólo ha ofrecido trabajos basura y sometimiento ante el poder como futuro.

A dos años del #1DMX, hoy vemos un bloque negro más amplio e integrado principalmente por jóvenes con objetivos comunes: enfrentarse a la policía y destruir los símbolos del Estado y el capital. Negar la existencia de este conflicto y tachar a todxs quienes han optado por esta forma de lucha de ser infiltrados del gobierno sólo abona la estrategia de terror del Estado, que busca causar miedo entre lxs manifestantes para inhibir la protesta social que ha surgido legítimamente y desde distintos sectores, ante la avalancha de abusos y atropellos que se viven día a día en estos territorios.

There are 7 comments

  1. Joe Machinegun

    http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB209/#inform
    Washington DC, 21 de noviembre 2006 – Las autoridades mexicanas dio a conocer un informe pionero sobre el fin de semana en la utilización por el gobierno de la represión violenta para aplastar a sus oponentes durante las décadas de 1960 y 80 años. El informe completo ha sido publicado aquí en el sitio Web de la Seguridad Nacional Archivo.
    El informe de la Oficina del Fiscal Especial Ignacio Carrillo Prieto, nombrado por el presidente Vicente Fox en 2002 para investigar los crímenes de derechos humanos del pasado, acusa a tres presidentes mexicanos de una política sostenida de violencia contra los guerrilleros armados y manifestantes estudiantiles por igual, incluyendo el uso de “masacres , la desaparición forzada, la tortura sistemática y genocidio. ” El informe deja claro que los abusos no fueron obra de las unidades individuales militares u oficiales renegados, pero la práctica oficial bajo los presidentes Díaz Ordaz (1964-1970), Echeverría (1970-1976) y López Portillo (1976-1982).
    La publicación del documento es la primera vez que el gobierno mexicano ha aceptado la responsabilidad de librar una guerra secreta e ilegal contra sus supuestos enemigos. A diferencia de investigaciones anteriores en el mexicano “guerra sucia”, informe de la Fiscalía Especial se basa en miles de registros secretos de las bóvedas de los organismos militares, de inteligencia y de la policía mexicana. Se traza por primera vez el flujo de órdenes del Presidente, el Secretario de Defensa y el Ministerio del Interior a los soldados y agentes de seguridad en el campo, y el flujo de retorno de los informes de nuevo a la ciudad de México. Las fuentes oficiales se complementan con testimonios y relatos de testigos recogidos por los investigadores.
    En febrero pasado, el Archivo de Seguridad Nacional publicó un primer borrador del informe, cuando se hizo evidente que el gobierno de Fox dudaba de publicar el documento oficial. La versión actual fue lanzado la noche del viernes 17 de noviembre, en el inicio de un largo fin de semana en México, y se publicará en el sitio web de la oficina del Fiscal General de la República . Se trata de más de 800 páginas y contiene fotografías, registros desclasificados del gobierno, y largas índices a organizaciones y nombres.
    El informe incluye capítulos sobre los 1.968 y 1.971 masacres estudiantiles en la Ciudad de México, la contrainsurgencia emprendida contra guerrilleros armados en Guerrero durante la década de 1970, y el ataque más amplio contra la disidencia en todo el país durante las casi dos décadas que abarca la investigación. El informe describe y nombra las víctimas en 645 desapariciones, 99 ejecuciones extrajudiciales, y más de dos mil casos de tortura, entre otras violaciónes de derechos humanos documentadas.
    “La publicación del informe de la Fiscalía Especial es un resultado directo de la demanda de los ciudadanos mexicanos a saber lo que pasó durante la guerra sucia”, Kate Doyle, directora del Proyecto del Archivo México, dijo hoy, “y es único en los anales de América comisiones de la verdad americanos para los investigadores de acceso tenían a los registros del gobierno. En el pasado, no sólo el régimen autoritario violentamente atacar a sus oponentes, que buscaba encubrir su papel a través de mentiras, el terror y la intimidación por años luego. Pero mientras que el informe tiene un paso importante para revertir el legado de impunidad de México, el gobierno de Fox fracasó en sus intentos de procesar a los responsables de los delitos descritos en él. Ese trabajo se deja al nuevo gobierno de Felipe Calderón, quien asumirá el cargo el 1 de diciembre ”
    http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB209/#inform
    Al visitarlo y “bajar” el informe y leerlo detenidamente te darás cuenta que Fox se asustó de lo que había autorizado y se negaba a publicarlo, por fin el Fiscal Especial Ignacio Carrillo Prieto, publicó un borrador sin un tema que era el mas polémico para el gobierno y despues de esta acción adelantada del fiscal especial, no le quedó otra que publicarlo completo sin darle difusión, sin mesas de análisis en las universidades públicas y privadas, en este informe se establecen y definen delitos como desaparición forzada y Genocidio, por lo que es muy importante.
    http://www2.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB209/#inform
    La actuación del Estado Burgués desde la Colonia hasta ahora ha sido y es de Violencia Extrema perfectamente documentada, por lo que los bloques negros se dirigen a símbolos, pero su efecto es contraproducente, deben dirigirse a los mandos policiaco-militares y a los mandos civiles que les ordenan, mientras no se castigue a los responsables directos, ahora sí con acciones directas y violencia revolucionaria, siempre a la violencia gubernal se debe oponer la violencia revolucionaria directa, no contra los de abajo sino contra los mandos, localizar los centros de comando directo de unidades y atacarlos, no a patadas sino con unidades capaces de derrotarlos y que sepan que un bloque rojo anarquista-bloque de ajusticiamiento-responderá con toda su fuerza, mas fuerza mental y estratégica que física,

  2. victor manuel

    Si no estan no solo infiltrados sino comandados por la policia politica internacional, entonces su tactica y estrategia esta bien pendeja.Enfrentarse a la policia a patadas y pedradas o con molotovs es infantil, atacar los simbolos del capital jaja.los tienen asegurados, si madrean un cajero autonatico en tres dias esta funcinando como si nada. Pero eso si los medios de paga esas acciones directas los usan a su gusto, que no es otro que el de la oligarquia, es a la plutocracia a la que le iteresa que se desgaste la energia de los jovenes dando pataletas como niño berrinchudo, su tactica y estrategia no le sirve al moviminto pasifico sino al capitalismo salvaje que solo confia en la violencia brutal para derrotar al movimiento inteligente paciente y progresivo. No seas oportunistas donde ven movimiento se arrimaman como las chinches.

  3. José Luis Valdés

    Enfrentarse violentamente a los policías, es el camino para acrecentar el odio entre nosotros mismos, los mexicanos, que válgase la comparación, a manera de gladiadores, estamos divirtiendo con la lucha entre seres humanos y/o contra bestias. Mientras los psicópatas y sociópatas, unos sentados divirtiéndose en sus mullidos sillones (curules), sillas presidenciales y en las cortes de “justicia”. Mientras los sociópatas de nacimiento o adiestrados para el efecto, cumpliendo las órdenes de atacar, de morder, de asesinar.
    Considero que debemos ser prudentes (no dejados), para no enfrentar violentamente, sino inteligentemente a las fuerzas de choque.
    La violencia, considero, NO es el camino. Y precisamente eso, la violencia, es el gancho, el anzuelo para destruirnos. Por eso lo hacen tan vil, descarada y cínicamente…!!!!

  4. Jaime Juarez

    El problema que ocurre con este tipo de grupusculos, es que son fácilmente infiltrados e utilizados, recordemos lo que paso con la liga 23 Septiembre que se llego a útilizaba para amedrentar y eliminar políticos rivales, y finalmente se convierten en la carne de cañon del mismo sistema que repudian, el echo de que la destrucción sea la revindicacion y el supuesto “Anarquismo” en realidad no contribuyen, ni aportan nada al movimiento social, al que se esta enfrentando México, sino todo lo contrario, ya que le dan al gobierno la oportunidad que buscan, aún pensando en una lucha armada, estos grupos tambien son inoperativos, por lo que deben entender que si no estan ya inflitrados por provocadores que los útilizan, pueden hacer actividaes mas inteligentes y que verdaderamente les daran la oprtunidad de lograr un cambio, como cuidar a los manifestantes como los marabuntas, hacer inteligencia para evidenciar; El movimiento social que se está gestando en México, basado en la organización social y la civilidad como una fuerza legal contra el monopolio politico de las familias mafiosas que han coptado las estructuras estatales, de otra forma seguiremos sumidos en la violencia e ignominia.

    1. Por Romeo LopCam

      Como lo menciona el artículo, la infiltración y manipulación de los movimientos no es privativa de los grupos radicales o partidarios de la acción directa. Un ejemplo enorme lo tenemos en el PRD, que nació como un gran frente de izquierdas y acabó siendo un grupúsculo de compinches del PRI, que además puso en el poder a represores como Miguel Ángel Mancera, o incluso a narcotraficantes como Jose Luis Abarca.

  5. Luna

    Muy interesante artículo; el otro lado de la moneda. Creo que es interesante en estos días en que todo es un “no-violencia” (en un estado que sí violenta) y un “sí-a-la-paz” (y muchas veces ya ni sabemos qué significa eso), que se introduzca a manera de discusión la violencia en todos sus crisoles; cómo actúa y quiénes y porqué la ejercen. Reflexionar que si bien hay cierta violencia que juzgamos, hay otra mucha -infinidad de veces enraizada en el interior-que legitimamos. Estar o no de acuerdo con este tipo de protesta es otra cosa, por su puesto. Yo no simpatizo para nada, pero tampoco puedo decir que no comprendo de dónde viene.

¿Qué opinas?