Masacre 68, se reúne. Su música más vigente que nunca

Por José Luis Santillán

 

El salario de un obrero, no alcanza para vivir, y los malditos patrones, no se ponen a pensar, que la gente muere de hambre, por culpa de su extorsión. Tranzas hay en el gobierno y en los comercios también, tantas huelgas y miseria, y no encuentran solución. Yo me opongo a este sistema pues te brinda la «muerte» es lo único que promete, un crimen capitalista.
Masacre 68, crimen capitalista.

La reunión fue un encuentro entre amigos, algunos habían mantenido comunicación siempre, otros perdonándose y abrazándose en ese momento. La legendaria banda de punk ochentero Masacre 68 se reúne con sus integrantes originales. La conversación fue un vaivén de anécdotas, recuerdos, posturas políticas, nuevos anhelos, viejas batallas de juventudes rebeldes que ahora se reencuentran y mantienen sus ideales con más brillo y certezas que se han sumado con el pasar de los años.

Así lo manifiesta «El virus», guitarrista de Masacre 68: «En estos ideales de este tiempo, que eran ideales adolecentes, que sin embargo tomaron un camino, que selló el destino de lo que era Masacre 68 y no nada más el nombre, si no que simbolizaba realmente todo un movimiento aquí en México, un movimiento sentimental, cabrón. Muchos de los punks que tienen mierda en la cabeza, que nunca trascendieron esa línea en la cabeza para decir, sabes que, hay más, que simplemente pararse los picos y ponerse unas botas, hay más».

En los barrios de la periferia del DF, durante los años 80, las calles de tierra y las madrizas que la tira propinaba a los adolecentes y jóvenes, eran el pan de cada día. La inflación económica en el país durante esta década fue desbordada y los cinturones de miseria al rededor de la Ciudad de México vivieron toda la crudeza de la acumulación del capital en manos de unas cuantas familias. Época de efervescencia por el ideal revolucionario de ese momento que se fue concretando por un lado en quienes vieron un camino en la conformación del Frente Democrático Nacional que posteriormente sería el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Mientras las guerrillas que no pudieron ser destrozadas durante la reciente Guerra Sucia, que de hecho se mantenía latente, se preparaban y mantenían su lucha en la clandestinidad, mientras el gobierno federal presumía de que en México se vivía un periodo de estabilidad económica.

En el mundo se marcó el fin de la Guerra Fría y la caída del muro de Berlín. Generalmente se tiende a idealizar los 80 como una de las épocas de bienestar de nuestro país, principalmente por las estrategias de comunicación que se implementaron para generalizar esta idea. La realidad fue mucho más dura y contraria a esto, si bien el costo de la canasta básica mínima, en aquellos años, no era tan dispar como lo es ahora la de los salarios. La miseria y la marginación era tan aguda en las periferias del DF, que en los núcleos familiares la descomposición, la falta de espacio, orilló –como aún pasa– a los jóvenes a la calle a conformar pandillas, a ver las drogas como único escape de esa realidad fatídica y desesperante.

Fotografía: José Luis Santillán

Fotografía: José Luis Santillán

Desde Europa llego una de las corrientes musicales que inició en Inglaterra y que potenciada en España, con sus dos principales corrientes marcó la vida de cientos de jóvenes punks. Aunque ambas corrientes vieron en la anarquía una forma de cambiar algo, por un lado, quienes tomaron la anarquía como desorden, bajo el lema «vive pronto y mure joven», ideario facilón de esa rebeldía sin causa que magnificaba el estilo de vida yonqui. Por otra parte quienes vieron en el ideal anarquista como filosofía y propuesta anticapitalista, así algunos grupos punks mantenían una línea a veces entre una y otra visión del anarquismo. Se crearon colectivos y organizaciones que no sólo reivindicaban el estilo punk de vida si no que criticaron duramente al régimen en el que se vivía, para entender las causas de la marginación que les orillo a vivir la calle como espacio de formación juvenil.

Ejemplo de ello fue el grupo Masacre 68, cuyos integrantes participaron del colectivo Cambio Radical; en su interior tuvo una fracción femenina, las Chavas Activas Punk, quienes no dejaron de ser recordadas en este encuentro. Muchos colectivos más surgieron después, hasta llegar al movimiento conocido como anarko-punk, donde se han desarrollado federaciones, encuentros nacionales e internacionales, con discusiones y reflexiones anticapitalistas que se insertan indiscutiblemente como parte del movimiento social en México.

Mientras, los medios masivos de comunicación y las clases dominantes bailaban al ritmo de Flans, Timbiriche, Lucerito o Locomia. En la televisión podía adormecerse la mente para dejar de pensar en la agónica situación de marginalidad con el Gato GC, Ripley con Jack Palance, Chespirito y las noticias de 24 Horas con el paladín del periodismo –de arriba– Jacobo Zabludovsky. Mundos de fantasía, noticias también de fantasía, mientras en las zonas periféricas marginadas se reprimía a golpes y plomo al creciente Movimiento Urbano Popular. En los estados del país eran asesinados los dirigentes sociales de izquierda, mientras se continuaba con ferocidad buscando reductos guerrilleros para exterminarles.

Los barrios, las colonias fueron creciendo con la organización popular urbana, luchando por los servicios básicos, las escuelas, hospitales, pavimentación, electrificación, fueron posibles gracias a la movilización de cientos de miles de hombres y mujeres que nacieron con sudor y trabajo la zona conurbada del Distrito Federal. Memoria que los distintos partidos electorales y gobiernos en turno se adjudican, intentando borrar la historia organizativa urbana y el poder popular que en distintos ordenes logró cambios importantes, aunque lamentablemente la mayoría fueron absorbidos al sistema igual que sus dirigentes.

Fotografía: José Luis Santillán

Fotografía: José Luis Santillán

La música cruda y las letras duras de Masacre 68, son un reflejo del gran nivel de politización que mantenían los jóvenes marginados. Sin pertenecer a células revolucionarias que adoctrinaran su pensamiento, la música rebelde y consiente, influenciada por el rock radical vasco y el punk rock de España, donde se reivindicaba la guerrea civil española como símbolo de un anarquismo no sólo anticapitalista y revolucionario, sino como la posibilidad real de materializar la idea. Los grupos de punk en México mantenían letras de contenido radical, Masacre 68 por ejemplo canta bajo los siguientes nombres sus temas musicales: Un día en Pekín, Sistema podrido, Ejército nacional, Crimen capitalista, Torturas, No estamos conformes, Víctimas del vicio, Policías corruptos, Presos políticos, Miseria, Elecciones, Ellos o nosotros o Malditos candidatos.

Nada que ver con el «Me enamore de ti en un bazar», del grupo Flans. Muestra tan simple como ver los títulos o contenidos de la música que escuchaban las clases sociales, para entender porqué hay quienes aún añoran los 80 como una época de bienestar. A quienes les tocaron los soplamocos de la tira, las madrizas de la judicial, que a los 14 o 15 años ya te hubieran apuntado en la cabeza mínimo con una .45, el hambre en casa, la violencia intrafamiliar, con ningún espacio lúdico al cual poder ir, sin varo, siempre sin varo en la bolsa de los pantalones que estaban rotos no nomás por moda.

Fotografía: José Luis Santillán

Fotografía: José Luis Santillán

No se reniega de los 80 pero sin duda alguna, pocos son los que tienen recuerdos de color de rosa, a quienes el punk tocó, más bien mantienen ideales forjados en las cicatrices que dejó la calle, lealtades que se forjaron con el tiempo en la solidaridad que se brindaron unos a otros en la cárcel, en el buscar un terreno para hacer la tocada, en el conseguir algo de lana pa comprarse una guitarra o un ampli, en la represión de la tira por tocar su música. Sí sólo por tocar o escuchar su música.

Del Chopo son esos recuerdos, del barrio son esas historias, las calles fueron testigos de generaciones enteras que a pesar de la marginalidad, la represión y la violencia, le cantaron a la revolución, a la libertad, a los ideales más nobles de la historia de la humanidad. El slam fue ese momento catártico para desprenderse del pinche mundo en el que te había tocado nacer y retomar fuerzas para seguir contra su furia.

La reunión de Masacre 68 no sólo ha movido sus espíritus como amigos que son, sino también a generaciones enteras a quienes su música marcó un camino, una filosofía de vida. Igual que en ese ayer, quienes les escuchamos y entendimos que efectivamente había algo más que pararse los picos y ponerse unas botas, también decidimos, por ejemplo, no escribir sobre lo que pasa allá arriba, nuestras letras van contra ese sistema que mantiene en la misera a millones de mexicanos.

A la reunión acudieron «El Virus», «El Aknez» y «El Trasher»; claramente dejaron saber que es una reunión espontánea y que no saben qué pasara con Masacre 68, podrían o no seguir tocando. Por el momento están reencontrándose y disfrutando de las anécdotas, de la reconciliación, del ayer y hoy, que indudablemente aún en la incertidumbre, se han marcado como una de las mejores y consecuentes bandas del punk radical, que tanta falta le hace a las nuevas generaciones jóvenes embelesadas por las nuevas formas de control social que los mantienen adormecidos, mientras ellos, los de arriba mantienen este crimen capitalista.

***

TODOS DEBERÍAMOS PREGUNTAR, CUESTIONAR, ACTUAR y LUCHAR POR EL BIENESTAR COLECTIVO, ROMPER EL EGO PERSONAL Y RESISTIRSE A LA FALSEDAD DE UN SISTEMA PODRIDO

Es verdad que no nacemos humanos, nos debemos hacer humanos, no sólo podemos ser testigos mudos de la realidad, tenemos el poder de modificarla, porque como diría Galeano, mucha gente pequeña en lugares pequeños pueden cambiar el mundo.

Conocemos bien esta realidad nos la han metido por todos lados, violencia, dinero, guerras, hambre, excesos de unos pocos y esclavitud de muchos. Los aparadores mediáticos nos mantienen drogados, encerrados en pantallas, ausentes, apáticos, sin futuro, sólo imitamos lo que está de moda, lo que nos hace ser parte de este teatro del terror post humano.

Nos mantienen alejados de nosotros mismos y nos asignan un rol para encajar socialmente, no somos libres, quien no está preso de necesidad, está preso de miedo, la realidad que vivimos es aplastante, pero las acciones de resistencia ya no pueden esperar, hay que sublevarse ante esta confusión, no somos los títeres de esta realidad, debemos despertar. Tenemos el poder de modificarlo todo, de detenerse, para mirar con claridad y de alguna manera desde nuestro interior cambiar esta realidad.

No podemos ser esclavos que sólo miran sin actuar, el sistema es anti nosotros y nosotros somos anti sistema, hay que resistirse, pero no es alimentando la poses o modas del punk roto, o del culero mexa que jode al otro, o del que simplemente dice que odia al sistema pero consume hasta las marcas alternativas que ya se han adaptado a nuestras, incluso a nuestras rebeldías, tampoco se va detener esta masacre humana y espiritual destrozando cada Mcdonald´s o saqueando comercios, o poniéndose hasta la madre nomas para no perder la tradición del desmadre, para mandar a la chingada a este hipercapitalismo de ficción hace falta consciencia, acciones de dentro hacia fuera, más utopías y menos hipocresía, más solidaridad y unión y menos mentiras. Estamos observando el colapso del sistema moderno y nosotros somos responsables de crear la fuerza para cambiar este absurdo capitalismo oscurantista que intenta matar el verdadero destino humano, la libertad, la creación, la re evolución.

Fotografía: José Luis Santillán

Fotografía: José Luis Santillán

Es momento de atakar, de formar una resistencia lúcida y creativa, de no claudicar ante la cómoda idea de dejar que al mundo lo cargue la chingada, y no es exactamente actuando de la manera en la que el sistema quiere que nos comportemos, como vamos a ganar esta batalla cósmica.

Lo que impera en el mundo son asesinatos, violencia, racismo, no sólo al color y a las raíces sino a la esencia humana, estamos al borde de una elección vital para el mundo, hay que detener esta masacre del espíritu humano, con actos claros y contundentes,  ¿acaso debemos aceptar estas nuevas y sofisticadas formas de control? Todos sabemos que no,  pero nos estamos equivocando, el camino, no sólo es vociferar con fiereza que esto debe detenerse, el camino es detenerse, pensar hacia dónde vamos como individuos para entender que sólo solidarizándose con el otro se frenará la caída directa al abismo de la falsedad humana.

Crearnos a nosotros mismos ser, decir y sentir con libertad es un acto de subversión, una sublevación necesaria  para la evolución de la humanidad.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestras voces no se pueden silenciar…

No hay fronteras, no hay géneros que nos deban dividir, porque esto ha hecho este sistema, dividirnos, este mundo se divide entre indignos e indignados y cada quien decide en qué lado quiere estar.

¿De qué lado decides estar? Medítalo, escúchate a ti mismo, no a lo que te han hecho pensar que eres tú.

ES EL TIEMPO PERFECTO PARA LUCHAR, PARA EMPEZAR A RESPIRAR, Y ROMPER EL CONTROL, EL ENGAÑO Y EL VACIO DE ESTE MUNDO MODERNO Y CIVILIZADO QUE ESTA DESTRUYENDO LOS PEDAZOS DE CONSCIENCIA QUE AÚN LE QUEDAN A LA HUMANIDAD.

A través de las heridas llega la luz.

Existe, resiste, ataca y solidarízate con el otro porque sólo así podremos ser libres y re evolucionar el mundo, con actos verdaderos, sin pretensiones, sin excusas, sin valemadrismos, seamos guerreros de nuestro propio destino y cambiemos el destino post apocalíptico de la humanidad.

Hay 5 comentarios

  1. aldiablosatanas

    EXCELENTE QUE DE NUEVO SE HAYAN REUNIDO, YO ESTUVE EN LA TOCADA EN EKATEPUNK Y MIS RESPETOS TODO GENIAL Y DEBERÍAN SEGUIR TOCANDO HACEN FALTA BANDAS COMO MASACRE QUE CREEN CANCIONES CON PROTESTA CON RABIA

  2. José Juan

    Es un artículo muy bueno que recaba todos los puntos con los que me eduque desde niño al ser hijo de un obrero…eso era lo que se inculco a mucha gente de ese entonces…ahora hemos sido rebasado por el capitalismo y nuestros propios hijos estan a punto de caer a ese abismo…luchemos por ellos hasta la victoria…

  3. Jouss

    Excelente redacción, me alegra saber que aún existen humanos dedicados y dispuestos a seguir en pie de lucha para la evolución.
    Me recordó bastante el documental de La década podrida y sin duda la reunión del masacre revivió miles de experiencias de aquel punk pionero, ya tan Diferente pero que sigue vigente…!!!!
    Larga vida al punk por la evolución revolución !!!!

¿Qué opinas?