Un poco de luz entre tanta oscuridad

Por Juan Manuel García | Fotos Juan Manuel García y Andalucía Knoll |

Video de Andalucía Knoll

El pasado domingo 14 de diciembre se llevó acabo el encuentro cultural-musical y artístico «Una luz en la obscuridad» –pese a los hechos represivos que se suscitaron en Chilpancingo, lugar dónde se realizaría en primera instancia.

No afectó la asistencia el cambio de sede, la plaza del centro de Tixtla, y ésta comenzó a llenarse mientras transcurría el evento. Hasta el frente se encontraban las madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la normal rural.

La Rondalla Romance de Ayotzinapa, los músicos Héctor Guerra y Lengualerta, así como las bandas Panteón Rococó, Los Cojolites y Los Aguas Aguas, entre otros, aportaron su música como forma de protesta, su solidaridad y su apoyo a las familias de los normalistas. Además varios de ellos se pronunciaron, en un comunicado, en contra de las agresiones por parte de la policía federal en Chilpancingo, dejando claro «que no nos intimidan y que hacemos responsables a los tres niveles de gobierno de cualquier agresión que se presente durante esta acción cultural solidaria en contra de las y los compañeros normalistas o en contra de cualquier grupo o colectivo artístico de los que participamos en esta labor de difusión y promoción por una cultura diferente en nuestro país. Así mismo reiteramos que mientras siga la represión por parte del Estado, nosotras y nosotros seguiremos cantando, mientras el gobierno siga montando escenarios de infiltración, nosotros y nosotras seguiremos rimando, mientras sigan mandando a sus golpeadores nosotras y nosotros seguiremos bailando, mientras no haya justificación, no nos callaremos y que estamos aquí porque somos Ayotzinapa».

Rondalla Romance de Ayotzinapa

Rondalla Romance de Ayotzinapa

No nos vamos a rendir, no nos vamos a parar

Durante el concierto hubo tres intervenciones. La primera de ellas estuvo a cargo del Colectivo Popular Revolucionario Magori, en el que se pronunciaron por la presentación con vida de los 42 estudiantes; mientras se daba lectura a su posicionamiento se incendiaba una piñata que simbolizaba a Enrique Peña Nieto.

Las madres y padres de familia también emitieron un mensaje en el que –a una semana de cumplirse tres meses del ataque hacia los normalistas– externaron: «Lo ocurrido está mañana es señal de que la policía federal no está para encontrar a nuestros hijos».

Ayotzi Vive! Foto: Andalucía Knoll

Por último, se subieron al escenario estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa. El mensaje fue claro, la lucha de los normalistas es por la educación y por el futuro de las generaciones. El hecho de que se encapuchen es «para que no nos desaparezcan, para que no nos asesinen, para que no nos encarcelen». Desde Tixtla dijeron palabras de aliento y fuerza, reiterando que este movimiento seguirá hasta que se haga justicia a los compañeros desaparecidos y asesinados.

Al final, los estudiantes se despidieron entre aplausos y consignas. Agradecieron la asistencia y la solidaridad que han tenido todo este tiempo. Así terminó el encuentro cultural, así culminó ese espacio musical y político esperando que esa luz se propague y encienda una llama entre tanta oscuridad y niebla que cubre todo el país.

Hay un comentario

  1. José Luis Valdés

    El repudio se generaliza, una luz de libertad ilumina nuestra oscura y sangrienta realidad. Ya basta de tanta mortandad, ya basta de ser nosotros los que ponemos los muertos.
    Y los mismos de siempre, generación tras generación, siguen heredándose el poder, amasando sus enormes fortunas mal habidas…!!!
    PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS…!!!!

¿Qué opinas?