Carta al Senador José González Morfín

El Colectivo Editorial ha decidido la publicación de esta carta debido a la necesidad de abrir espacios de comunicación e información, que, por pequeños que sean, contribuyan a que la sociedad mexicana tome las riendas de este país. En este sentido la siguiente carta se difunde en el contexto del rechazo que el Ejecutivo tiene a la aceptación de la Ley Genaral de Víctimas; las irregularidades al momento de su aprobación en una de las cámaras y luego el veto del presidente suenan nuevamente a la falta de cumplimiento que las autoridades mexicanas demuestran en temas tan complejos como este. Abrimos este espacio porque se nos ha solicitado expresamente y porque estamos al servicio de estas voces que necesitan ser escuchadas. Abajo la carta íntegra de Teresa Carmona Lobo.

***

Cancún, Quintana Roo a 20 de julio del 2012.
Senador José González Morfín
Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República

Me recordará usted, estuvimos sentados a la mesa en la conferencia de prensa que tuvo lugar con el Movimiento por la Paz el 23 de abril del presente año en la sede del senado. Le compartí que ese día, mi hijo Joaquín hubiera cumplido 23 años, que no fui al cementerio por dedicar el día a hacerle un buen regalo, más que nada quería regalarle algo importante, digno de él. Usted tuvo una reacción muy espontanea, sincera y visiblemente conmovido me prometió que así sería. Ya ve que no hemos podido hacerlo, aún con la voluntad humana y política que demostraron los legisladores. Hoy lo saludo nuevamente. Me hubiese gustado estrechar su mano para decirle lo mismo que le dije a su colega Beltrones a los pocos días de la conferencia cuando el Senado aprobó por unanimidad el dictamen de la Ley General de Víctimas: “No puedo felicitarlo porque es mucho el dolor para hablar de felicidades pero le quiero decir que han hecho un buen trabajo a favor de México, además cumplió Ud. la palabra empeñada y eso vale mucho.” No tuve oportunidad de hacerlo con usted pero quizá esa oportunidad esté a la vuelta de la esquina y dado el embrollo que siguió a esa aprobación y si aún logramos que esa ley sea una realidad, entonces pienso que antes que estrechar su mano le daré un fuerte abrazo, un beso, ya ve usted que en el Movimiento por la Paz somos besucones. El camino es cuesta arriba y la presión del tiempo, entre otras, es intensa. No sé usted pero yo no puedo rendirme, el cumpleaños de Joaquín ya pasó pero en un par de semanas cumplirá dos años de haber sido brutal e impunemente asesinado y las fechas significativas se suceden una a otra, después viene el día de muertos, si usted viera el altar y la ofrenda le pongo a mi hijo, que linda ofrenda sería un ejemplar del diario oficial de la federación con la Ley General de Víctimas publicada en él. Sería triste que llegara la navidad y yo sin poder hacerle su regalo a mi flaco. Así podría seguir pero no quiero aburrirle.
La hoja en blanco nos da la oportunidad de una mayor formalidad, aquel día lo tuteaba, no por falta de respeto, a veces la energía no me da para formalidades, a veces el cansancio me gana, además prefiero hablar con mi prójimo de igual a igual. Como tal le dirijo estas palabras para fortalecer su sentimiento de empatía con las víctimas de esto que hoy vivimos, da igual el nombre que se le dé, es doloroso, injusto e indigno pero nos da la oportunidad de trabajar por la Paz con Justicia y Dignidad, llámese uno senador, mamá o poeta. Lo saludo con la confianza de que prevalezca el sentido de ser humano sobre cualquier otro.

…porque la esperanza no es la convicción de que las cosas ocurrirán de una manera determinada, sino la convicción de que algo tiene sentido, independientemente de lo que pase”
Gustavo Esteva.

Teresa Carmona Lobo

 

 

There are 3 comments

  1. Teresa Carmona

    Esta cita quedó fuera en su publicación, es parte de la carta:

    ‎”…porque la esperanza no es la convicción de que las cosas ocurrirán de una manera determinada, sino la convicción de que algo tiene sentido, independientemente de lo que pase.” Gustavo Esteba

    1. SubVersiones

      Una gran disculpa por este error, ya está corregido.

      Saludos y gracias por no callar la voz que debe ser escuchada…

      Colectivo Editorial

Responder a Teresa Carmona Cancelar respuesta