La lucha de una población informada

Por Celeste Margarita Medina Ramírez, Eliseo Nicolás Castillo Valdepeña y con la colaboración de Julio César Franco. Texto y fotografía. Equipo Huexca

Huexca es una comunidad del municipio de Yecapixtla, estado de Morelos, su nombre significa lugar de la alegría, y así era su población: alegre, tranquila, unida y solidaria, hasta hace dos años, cuando en octubre de 2011, un avecindado de la comunidad vendió su terreno a la Compañía Federal de Electricidad (CFE), la cual comenzó a aplanar el terreno argumentando que construiría una subestación eléctrica.

Cuando los habitantes de Huexca vieron la magnitud de la maquinaria y el tipo de estructuras que se construían, comenzaron a sospechar que era otra la naturaleza de la obra, por lo que indagaron nuevamente con las autoridades responsables de la construcción sobre ese tema, a lo que éstas respondieron que en realidad era una planta de tratamiento de aguas negras. Es ese momento las sospechas se transformaron en desconfianza, por lo que el pueblo comenzó a investigar por sus propios medios la verdad.

En ese camino se encontraron con otros pueblos de estados vecinos, como Tlaxcala y Puebla, quienes compartían la misma inquietud y tenían información sobre la construcción de una planta termoeléctrica en Huexca, como parte del “Proyecto Integral Morelos” impulsado por el gobierno de ese estado y, que incluye, un gasoducto y un acueducto para proporcionar insumos para la producción de energía eléctrica. Esta infraestructura está siendo tendida a través de esos estados vecinos, por lo que la lucha de Huexca es también la lucha de todos los territorios, dentro y fuera del estado de Morelos, que se ven afectados por las actividades del mal gobierno y un puñado de empresas extranjeras.

La forma en que actuó el gobierno fue ilegítima pues se dirigió mediante engaños, negando a los pueblos su derecho a una consulta informada sobre la explotación de su territorio; así lo entendió en ese momento la población y continuó buscando información sobre los beneficios o daños que una planta de energía termoeléctrica podrían acarrear a la comunidad.

Cuando se descubrió la implicación de empresas extranjeras en la construcción, fue como volver a la época en que los  mexicanos fueron esclavizados, poco a poco, con  la llegada de los españoles, perdiendo sus pertenencias y recursos, recibiendo ingresos de mano de obra barata por actividades arduas y pesadas, todo a cambio de malos tratos y por cosas tan insignificantes, que en la ignorancia de aquel entonces no supieron identificar. Todo esto pasa en el estado de Morelos así como en otros estados que luchan contra  el “Plan Integral Morelos”, impulsado por una empresa mundialmente conocida: CFE, coludida con empresas españolas (ELECNOR, AVENGOA Y ENAGAS) en cuanto a la construcción de lo que ellas llaman “progreso” para la sociedad; sin importarles las consecuencias que trajo su ya avanzada construcción.

Al igual que todo gobierno corrupto, el del estado de Morelos infiltró a gente para provocar una   división en la  comunidad de Huexca  y convencerla de aceptar la Planta Termoeléctrica de Ciclo Combinado, como una obra que beneficiaría a todos los habitantes en muchos aspectos, principalmente en el económico. Siendo esto una total mentira, la gente no sabía cómo actuar  ante esta situación, hasta que habitantes de los estados de Puebla y Tlaxcala, y de las comunidades de Amilcingo y Jantetelco en Morelos, acudieron a la comunidad para explicar la realidad de las intenciones del gobierno y CFE, y fue así como, tanto Huexca y estos estados, se unieron para luchar contra la imposición de un mega proyecto que les afectaría ambientalmente y no era confiable ni seguro.

Tras comenzar esta lucha, la gente se alarmó tanto que en un instante decidió alzar la voz y parar la obra mediante un plantón permanente, de forma que ningún trabajador pasara a la construcción y después se logró  sacar las máquinas que ya habían metido al predio.

El 10 de octubre de 2012, el mal gobierno del estado pidió a la comunidad de Huexca escuchar los argumentos de científicos especializados en los temas energéticos, por lo que se celebró una asamblea dos días después, con la presencia del doctor en ingeniería física Fabio Mazini, quien pertenece al Centro de investigación de energía de la UNAM y es uno de los principales promotores en México de la energía sustentable. Durante dos horas, los vecinos de Huexca sostuvieron un diálogo ordenado, respetuoso y consciente con el Dr. Mazini, quien comenzó explicando el funcionamiento de una planta termoeléctrica.

Sobre la seguridad de las instalaciones, descartó que su emplazamiento en una zona sísmica y cercana a volcanes represente un peligro: explicó que la planta no contendría gas, sino que lo usaría a través de un flujo continuo y que en el caso del gasoducto se instalarían válvulas de seccionamiento cada cuatro kilómetros, calculando que cada tramo contendría un aproximado de 2’010,624 litros de gas natural. Debe destacarse que el Dr. Mazini no es experto en seguridad, vulcanología, ni protección civil.

Sobre la contaminación emitida por la operación de la termoeléctrica, el doctor Mazini aceptó que ésta emitirá óxidos de nitrógeno que afectarán los cultivos, tendrá efecto de invernadero y causarán lluvia ácida, tema ampliamente explicado en su propia tesis doctoral “Estudio prospectivo del impacto ambiental debido a tecnologías de uso final de la energía”, en cuya introducción se apuntan a la tos y bronquitis como efectos físicos en la población humana.

Durante su desempeño académico el Dr. Mazini se ha encargado de estudiar y argumentar por qué es más viable el uso de energías sustentables como la solar o la eólica, por lo que no entendemos qué lo motivó para defender en Huexca un proyecto cuyas tecnologías considera, él mismo, como obsoletas e inviables. Más aún, el 13 de septiembre de 2012 declaró al periódico El Universal que:

La Estrategia Nacional de Energía plantea que 35%  de la generación de electricidad para 2024 deberá llevarse a cabo con fuentes relativamente limpias, las renovables, de energía eólica, solar térmica de concentración, solar fotovoltáica…

Además, el hecho de que la demanda de electricidad en México haya crecido por debajo de las expectativas y, en cambio, la oferta haya crecido, trajo como consecuencia un exceso de capacidad eléctrica instalada para satisfacer la demanda.

“Este exceso de capacidad instalada recibe el nombre de margen de reserva ocioso. En un país con un sistema eléctrico nacional bien planeado, éste margen de reserva no supera 15%; en el caso de México alcanza casi 50%”

Con base en su conocimiento técnico -las energías renovables-, se le preguntó a qué costo saldría generar los 620 mw que plantea la termoeléctrica, pero por medio de la energía solar. A lo cual contestó que producir un watt de energía cuesta entre uno y dos dólares, por lo que 620 mw costarían 1,200 millones de USD, 400 millones de USD menos que el Proyecto Integral Morelos.

El especialista en producción de energía declaró que desconoce el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto, por lo que es claro que no cuenta con información suficiente para despejar todas las dudas de la comunidad.

Con el uso de la energía solar, no sería necesario poner en riesgo a la población, traer empresas extranjeras, despojar a tres estados de sus tierras ni gastar millones de litros de gas y agua diariamente que, dicho sea de paso, al ser cuestionado el doctor sobre el trato del agua con gas cloro y ácido sulfúrico que realizará la termoeléctrica, el doctor contestó que esa agua ya no serviría para nada.

Después de escuchar y conocer las respuestas que realizó el científico validado y recomendado por el gobierno del estado, en el que se percibía claramente que fue enviado para hablar a favor de la termoeléctrica, pero que sus conocimientos y ética, al ser cuestionados por una población informada, resultaron en que el proyecto no es viable. Por esto, en asamblea pública, la comunidad ratificó su decisión de NO a la termoeléctrica, tal y como lo hizo en días antes.

La respuesta del mal gobierno no se hizo esperar: el 24 de octubre de 2012 un gran operativo de la policía preventiva del estado desalojó de forma violenta el bloqueo que mantenían los habitantes de Huexca frente a la termoeléctrica en construcción, acto con el que se inició la estrategia de amedrentamiento a la población opositora.

Después de visitar la planta termoeléctrica de Querétaro, la comunidad accedió a todos los requerimientos que ha hecho el gobierno del estado, sin embargo, el gobierno de Graco Ramírez no ha cumplido su palabra, que era ir desde el principio a la comunidad de Huexca para escuchar de viva voz el sentir del pueblo y respetar su decisión; así como tampoco se han cancelado las demandas penales de nuestros compañeros, tal como se solicitó para el establecimiento del diálogo.

Desconocemos la lista de firmas que se entregaron ante Derechos Humanos, donde se menciona que más de quinientas personas de la comunidad están a favor de la termoeléctrica; dichas firmas son en su mayoría de otras comunidades y obtenidas con engaños y despensas. La forma en que se legitima una decisión del pueblo es por usos y costumbres, como la asamblea pública, y ésta ha decidido, en presencia de la autoridad local, presentar su desacuerdo al proyecto.

Como se mencionó antes, Huexca no es la única comunidad afectada, todos los municipios, pueblos y colonias por los que atraviesan el acueducto y el gasoducto se encuentran en riesgo potencial, por lo que a la toma de conciencia siguió la movilización de sus pobladores.

En esos momentos la comunidad de El Chirimoyo, municipio de Ayala, abrió los ojos al ver que se iban a llevar su agua, porque enfrente de sus casas iba a pasar el acueducto. Entonces la gente  empezó hacer sus asambleas para ver qué podían hacer, después de esto  se  puso de acuerdo la comunidad en parar la obra, lo que lograron mediante un plantón. Después de esto empezó  la represión: llegaron granaderos y los quitaron del plantón que tenían ahí, en El Chirimoyo, donde estaba la construcción del acueducto.

Al día siguiente de que les llegaron con la represión, los vecinos de El Chirimoyo pidieron apoyo al ver que ellos no podían solos, pidieron ayuda a las comunidades afectadas por la termoeléctrica, que son Huexca, Jantetelco, Amilcingo, Apatlaco y los estados de Puebla y Tlaxcala. Ese mismo día se  hizo una junta en la comunidad de El Chirimoyo y se tomó la decisión de que al día siguiente se volviera a parar la obra: fueron al día siguiente las comunidades afectadas, pero llegaron a cuentagotas: unos primero, otros después, no todos juntos, lo que los hubiera hecho más fuertes, por el contrario, llegaron más granaderos a reforzar a los que estaban en ese momento; la gente que estaba ahí no dejaba pasar a los trabajadores ni a la maquinaria, los granaderos en ese momento empezaron a agredir a la gente. A un compañero de Jantetelco, de nombre Jaime Domínguez Pérez, lo arrestaron por interponerse a que siguieran trabajando, de ahí lo subieron a una patrulla, la patrulla se paró en la comunidad de Tetelcingo donde bajaron al compañero para golpearlo y amenazarlo: lo golpearon en la  cabeza y oídos. Compañeros que vieron la detención de don Jaime les preguntaron a los granaderos que a dónde  se lo habían llevado, los granaderos tardaron para contestar y finalmente dijeron que lo habían llevado a Tetelcingo y de ahí a Cuernavaca.

Entonces se pusieron a comunicar a la gente de Huexca, Jantetelco, Apatlaco y Amilcingo que al compañero don Jaime lo habían detenido y que ya lo tenían en Cuernavaca, en la Procuraduría  del Estado de Morelos, que era necesario ir a apoyar para que lo sacaran de la procuraduría. Fue gente a apoyar pero no lo querían dejar libre, después dijeron que lo iban a dejar libre sin fianza, pero hasta las 6 pm y se dijo que no, que ya lo querían libre y respondieron que sí, pero con una fianza, y se dijo que no traían dinero, que nada más llevaban lo que se había juntado en El Chirimoyo, que eran 410 pesos, y dijeron que sí, y así  es como salió libre.

Aquellos días  en los que se respiraba aire puro, solidaridad, tranquilidad, respeto hacia las demás personas y a sí mismos, gente luchadora como los zapatistas. Pero ahora sólo queda ambición, apatía, soberbia, y lo que es peor… ya no queda gente guerrera, aquella que lucha por los derechos de los demás y por los de sí misma, la que no se cansa de luchar hasta el final y es capaz de dar su vida con tal de defender lo que por derecho le pertenece y lucha por que se cumplan sus derechos, como buenos mexicanos.

Las venas abiertasd del oriente de Morelos

*Fotoreportaje

Ante la construcción impuesta de la Termoeléctrica por parte de la CFE y los gobiernos federal y del estado de Morelos, el pueblo de Huexca se ha visto dividido, despojado de parte de su territorio, así como de la tranquilidad que antes se vivía en el lugar. Tales hechos han generado una organización por parte de la comunidad en defensa de la tierra y el agua. Un ejemplo de esta organización podemos encontrarla en las voces del pueblo reflejada en los murales.

***Este texto y galería fotográfica son resultado de una inicitaiva soñada y conducida por Telar de Raíces A.C. en la que convergieron Emergencia MX, la Sandía Digital y la Agencia SubVersiones. Tal esfuerzo conjunto tuvo, entre sus objetivos generales, la formación de comunicadores comunitarios en el estado mexicano de Morelos para documentar y difundir las problemáticas territoriales y medioambientales que acontecen de manera puntual y sostenida en distintas comunidades.

Como parte de este trabajo de varios meses se elaboró el Informe sobre el despojo territorial en México: Megaproyectos y defensa del territorio en Morelos, de esto se desprenden algunos textos y reportajes fotográficos que iremos publicando cada semana de noviembre. A su vez, las herramientas audiovisuales y de radio no estuvieron ausentes, por lo que también se sumarán a esta difusión en su debido momento.

Resta agradecer a cada una de las personas que participó en este trabajo colectivo, por su paciencia y su entrega. Agradecemos de igual manera a la Fundación Rosa Luxemburgo por facilitarnos las posibilidades para la transportación, alimentación y hospedaje durante los periodos de talleres y el cierre del proceso. ***

There is one comment

Responder a Nora Cancelar respuesta