Carta de Iribar Ibinarriaga Ramírez, preso político

A mis  profesores, compañeros y amigos

A la comunidad universitaria

A mi “casa abierta al tiempo”

Hoy se cumplen diez días de mi detención ocurrida durante la marcha que daba remembranza a la masacre ocurrida el 2 de octubre de 1968 en la plaza de las Tres Culturas Tlatelolco.

Ese día hace 45 años el gobierno de Díaz Ordaz reprimió con el genocidio las ilusiones de una generación de jóvenes que aspiraban a la democratización de una sociedad sometida a un régimen autoritario, donde el poder era presidencial y todo lo demás era sometido a sus designios.

El día de hoy puedo decir con certeza y seguridad que nada ha cambiado, compruebo en mi persona que la represión de los ideales más nobles se sigue dando en el autoritarismo de un gobierno que aún teme a la democratización de su vida política.

La participación de la sociedad civil en esta “democratización representativa” esta limitada por el voto a partidos políticos que no representan ni gestionan más que sus intereses propios

Es así como muchos ciudadanos hacemos algo más que conformarnos y decidimos salir a las calles a manifestarnos. Yo creo que la conciencia de una persona es inútil si no tiene una voluntad firme y determinante y soy congruente con ello cuando actúo. Yo Iribar Ibinarriaga Rmz participé en la marcha del 2 de octubre, y lo hice con plena conciencia de mis actos, fui congruente con la educación cívica y universitaria que poseo, en todo momento me comporte con el orgullo de ser estudiante de una universidad publica que goza de un prestigio como lo es la UAM. Fui aprehendido en un encapsulamiento en el que junto con más de 80 personas quedé aislado de la marcha en la que reitero participaba de forma pacifica, fui conducido a un autobús donde de más de 40 personas fui segregado con 7 personas más para ser presentado ante un ministerio público donde se me integró una averiguación falsa y tendenciosa para imputarme hechos de los que me declaro inocente. En mi conciencia estoy tranquilo pero en mi persona me siento violentado pues me encuentro recluido en el R.P.V.N donde se me ha dictado un auto de formal prisión por los delitos de “ultrajes a la autoridad, ataques a la paz publica en pandilla, y daño a la propiedad doloso en pandilla”… Estoy seguro de las irregularidades en la aprehensión, la integración de la averiguación, y ahora el proceso como seguro estoy de mi comportamiento durante la marcha. Soy inocente y no hay prueba que pueda negar la verdad.

Así, ahora me asumo como un preso político debido a que no hay otro motivo en mi contra mas que mi participación en la marcha y eso es criminalizar la manifestación y la protesta social. Me mantengo integro y digno en mi verdad y espero el apoyo de toda persona consiente y con voluntad que crea en un ideal.

 

                       Iribar Ibinarriaga Ramírez

 Artesano y estudiante de diseño industrial en la UAM Azcapotzalco

 

 

 

There are 3 comments

  1. Fernando Moreno G

    No es posible que los priistas de hoy sigan engañando al pueblo mexicano, como lo hicieron por tantos años. Lo menos que pueden hacer las generaciones actuales es conservar en la memoria a los mártires de la masacre del 2 de Octubre. Este joven debe ser liberado inmediatamente. 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA

Responder a antonio a.valero cota Cancelar respuesta