La justicia mexicana niega libertad para Alberto Patishtán: organizaciones reconocen su inocencia

Por Alma Sánchez

 

“La barbarie del sistema carcelario en México ha sido desnudada por testimonios de vida como la del profesor Patishtán a quien, el gobierno mexicano, de manera injustificada y represiva le niega su libertad de manera reiterada a sabiendas de que es inocente. En el transcurrir de los días en prisión han acumulado diversas violaciones a los derechos humanos como: el debido proceso, la incomunicación, tratos humillantes, crueles, inhumanos y degradantes, tortura, discriminación, violaciones graves a la salud; todos estos ligados a su integridad y seguridad personal.”

Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de las Casas”.

Luego de que el Primer Tribunal Colegiado de Tuxtla Gutierrez, Chiapas, negara la libertad al profesor indígena Alberto Patishtán, el Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de las Casas”, da a conocer un boletín de prensa, el cual dice: “Nuevamente la “justicia mexicana”, nos brinda otra triste lección, e indignante por la decisión que tomarón, por negar la libertad de Alberto Patishtán” y hace mención de los nombres de cada uno de los magistrados de ese Tribunal; Freddy Gabriel Celis Fuentes, Manuel de Jesús Rosales Suárez y el Secretario en funciones de magistrado Arturo Zenteno Garduño.

En ese mismo boletín, el Frayba nos dice que retomará el caso de Alberto Patishtán, para llevarlo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  con sede en Washington D.C. para lo cual en agosto del 2010 interpuso una solicitud de apertura ante la CIDH, en contra del Estado Mexicano; un procedimiento que ha seguido y que ya están dando curso.

Para el mes de octubre se estima que estarán impulsando de manera directa ante los comisionados y secretaría general de la CIDH para lograr la libertad del profesor, dejando en claro: “No descansaremos hasta lograr la libertad del profesor Alberto Patishtan, queremos se le reparen los daños por las recurrentes violaciones que el Estado mexicano comete contra uno de los presos políticos de mayor calidad moral en México” comenta el Frayba.

En SubVersiones entrevistamos a Víctor Hugo López del Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de las Casas” y nos habla sobre el caso del profesor Alberto Patishtán ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En palabras del Frayba, ¿qué fue lo que dio a entender el Primer Tribunal Colegiado de Tuxtla Gutierréz, Chiapas, sobre el no reconocimiento de inocencia de Alberto Patishtan?

Bueno pues, para nosotros es claro que el Primer Tribunal Colegiado, al declarar infundado el incidente de reconocimiento de inocencia, esta argumentando que las pruebas que se presentaron para poder liberar al profesor Patishtán, no son suficientes en terminos de que no abonan o no constituyen nuevas pruebas o nuevos documentos o nueva jurisprudencia, que pueda apoyar el caso y combatir la sentencia del profesor Alberto Patishtan. Lo que dice el Tribunal Colegiado, es que las pruebas ofrecidas, si bien son jurisprudencia y son casos de otras situaciones en las que se ha liberado a personas presas, como el caso de los paramilitares de Acteal, por ejemplo, que es uno de los casos que se cita, no correponden al caso en concreto, puesto que no derivan o no son suficientes para poder liberar al profesor. Ellos declaran que es infundado, no comentan nada sobre el fondo del asunto, no niegan que sea inocente, por ejemplo. Eso es interesante. Y lo dicen en el fallo, pero dicen que es infundado el incidente de reconocimiento.

Para nosotros, básicamente en terminos técnicos, un formalismo jurídico, por el cual niegan la libertad al profesor Alberto Patishtán, es un asunto de conveniencia política, pensamos nosotros, más que de argumento jurídico legal.

¿Qué pueden decir sobre el actuar del sistema de justicia en México, que por segunda vez le niega el reconocimiento de inocencia al profesor Patishtán?

En principio, que la Suprema Corte de Justicia de la Nación derive el caso a un Tribunal Colegiado en Chiapas, para nosotros significa contradictorio e inclusive incongruente en terminos de los estándares internacionales en materia de derechos humanos, que hace un par de años, se incorporaron a la Constitución Mexicana. Nos parece que hay un doble discurso por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en terminos de velar y garantizar  la vigencia, la aplicación y el respeto de los derechos humanos, en casos jurídicos en los cuales ha estado fallando. Me parece incongruente porque  hay sobrados ejemplos en lo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha intervenido como lo fue el caso de la francesa Florence Cassez, en casos como el de las personas señaladas como culpables en la masacre de Acteal, en la cual argumentando protección a la víctima y señalando graves violaciones a los derechos humanos y al debido proceso; en el caso de Alberto Patishtán, parece que apela a la desmemoria y olvida por completo el proceso y los antecedentes de los cuales anteriomente ha fallado y en este simplemente; niega asumir la competencia.

Nos parece que es una acción incongruente en terminos de no reasumir la competencia originaria que tiene la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en un caso de justicia en el cual un preso indígena chiapaneco, nuevamente se le margina y que un Tribunal Colegiado niegue resolver su caso.

Por otra parte nos parece que el Primer Tribunal Colegiado, tuvo la oportunidad de haber raparado parte del daño que se ocasionó al proyecto de vida del profesor Patishtán; nuevamente el Tribunal Colegiado de Chiapas, en sintonía con la indicación que la Suprema Corte de Justicia de la Nación le adelanto, veja y olvida su responsabilidad, quedando totalmente desamparada la defensa del profesor Patishtán y deslindándose de toda responsabilidad.

Nos parece que de entrada la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Tribunal Colegiado de Chiapas, demuestran con este ejemplo de negación de la libertad de Alberto Patishtán, la incongruencia, la cobardía y el claro interés de responder a intereses políticos y económicos para liberar a personas que han estado sometidas a procesos irregulares, pero en el caso del profesor Alberto, siendo indígena, siendo profesor, siendo una persona defensora de derechos humanos, se le niegan sus garantías elementales.

¿Qué sigue para el profesor Alberto Patishtán, después de haberle negado por segunda ocasión su libertad?

Sin duda seguir inisitiendo, yo creo que el profesor Alberto Patishtán, es un maestro no sólo frente a los alumnos que le esperan hoy en las aulas, si no que también se ha constituido en un maestro de la esperanza. Me parece que la resistencia que él ha demostrado durante estos 13 años de encarcelamiento injusto, las distintas ocasiones en las que ha sido trasladado a distintos penales de Chiapas y del país, el ver salir a tantas personas presas injustamente encarceladas y que él tenga que quedarse esperando, le hace hoy en día un maestro de la esperanza y  me parece que continua seguir insistiendo. Esto en terminos del ánimo que nos ocupa a actores como el Frayba entre otros, que estamos al tanto de alcanzar su libertad y en terminos formales, sabemos que hay una serie de actores promoviendo el indulto, o en el senado ahora se habla de un proyecto de amnistía que se esta monitoreando.

Y bueno por parte del Frayba,  aunque no recurriremos a la figura del indulto y tampoco estaremos solicitando que se elabore el proyecto de amnistía, toca al Frayba retomar y darle un impulso a la petición que en agosto del 2010, presentamos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La petición de admisibilidad que como Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomñe de las Casas” turnó en agosto del 2010, fue en términos de adelantarnos al escenario que hoy en día estamos constatando, en donde las instancias nacionales o instituciones encargadas de procurar justicia en nuestro país, no responden a las expectativas de quienes han padecido violaciones a sus derechos humanos.

Toca por lo tanto al Frayba darle cause, fundamentar con estos nuevos fallos que ahora el Tribunal Colegiado y la Suprema Corte de Justicia de la Nación dan para el caso del profesor Alberto Patishtán. Para nosotros son elementos que lo único que hacen es fundamentar y fortalecer la petición que tenemos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Como Frayba ¿qué mecanismo presentarán ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos?

El caso del profesor Alberto Patishtán ya está en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos desde agosto del 2010. Lo que nosotros vamos a explorar, es que tomando en cuenta las nuevas reformas al reglamento de la CIDH que se aporobaron todavía en este año y que estan en vigencia, vamos a explorar la posibilidad de proponer y de hacer un proyecto de “Solución amistosa”, eso significa que en caso de que el Estado mexicano, tenga voluntad de resolver este asunto por una vía más rápida, sin esperar que la CIDH falle sobre la admisibilidad del caso, lo cual es un proceso bastante lento debido a la carga de casos que tienen que ir sacando. En caso dado que la “Solucion amistosa” sea uno de los recursos viables, en los que el Estado mexicano resuelva la libertad del profesor Alberto Patishtan, tendrían que acudir a la figura del indulto, de la amnistía o del desistimiento de la acción penal.

En realidad tienen múltiples posibilidades, una vez que el Estado mexicano decida aceptar la “solución amistosa” que propongan los peticionarios, en este caso el Frayba y el propio Alberto Patishtán en este sentido.

Nos puedes decir ¿de qué se trata el proyecto de “solución amistosa”?

Es un recurso que ofrece la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en las nuevas reformas del reglamento. En terminos jurídicos es una figura que se llama “Per Saltum”, que sirve para agilizar un procedimiento de peticion de admisibilidad, siempre y cuando el Estado mexicano, tenga voluntad  de resolver un asunto que probablemente le ordenará la CIDH que tenga que atender.

La opción en concreto que nosotros explorariamos, tendríamos que acordarla justo con el Estado mexicano, es decir con el ejecutivo, con la Procuraduría General de la República o con las instancias que correspondan. No podemos de momento saber cual sería la opción o el recurso jurídico que se podría ofrecer bajo este mecanismo de solución amistosa. Es un proceso en el que hay que buscar la viabilidad de las partes, aceptar el proyecto de solución amistosa y juntos poder determinar cual es la opción jurídica, política y viable para poder determinar la libertad del profesor.

De tal modo que hasta ahorita no podemos saber, si esto será la amnistía, un indulto, un desistimiento de la acción penal o una sentencia suspendida, cualquiera de estas figuras o inclusive una reforma que pudiera otorgarle la libertad al profesor Alberto Patishtán. Nosotros tenemos confianza porque este es un recurso que en Chiapas se ha utilizado a nivel estatal y bueno se han llegado a algunos acuerdos para llegar a reparar el daño de las víctimas, antes de llegar a una petición de admisibilidad que es el recurso que interpusimos en agosto del 2010, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

There is one comment

  1. Comite de Solidaridad y Derechos Humanos Monseñor Romero

    Que es una gran injusticia la que se esta comentiéndo con el Profe, pero que la convicción de él es inquebrantable, jamás aceptaría un indulto por que ¡De que tiene que perdonarlo? de luchar por los suyos? eso es su derecho, pero más tarde que temprano, él será sacado de esa mazmorra en la que tienen su cuerpo, más no su pensamiento ya que este es más libre de lo que sus verdugos creen.

Responder a Comite de Solidaridad y Derechos Humanos Monseñor Romero Cancelar respuesta