«Venimos a encontrar su palabra, a buscar su solidaridad y crear una plataforma internacional por Ayotzinapa»

Por Everardo, Izcoatl, Mar y Helena/Eurocaravana 43 Madrid

 

En la librería asociativa Traficantes de sueños tuvo lugar el primer evento de la comitiva de Ayotzinapa en Madrid, el cual comenzó con la presentación de un mensaje a los medios y a la sociedad civil madrileña. Compuesta la delegación por don Eleucadio Ortega, padre de Mauricio Ortega, estudiante desaparecido, Omar García, sobreviviente del ataque a los estudiantes el 26 de septiembre de 2014 y Román Hernández, miembro del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, la Eurocaravana 43 exigió la presentación con vida de los normalistas desaparecidos.

Inicialmente, Román Hernández comentó que una de las exigencias de los comités de familiares y estudiantes de Ayotzinapa, es que el Estado se atenga al reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, es decir, que continúe la búsqueda con vida, abriendo nuevas líneas de investigación hacia las fuerzas de seguridad del Estado, específicamente hacia el ejército mexicano. Así mismo, exigió que se tipifique el caso de los 43 desaparecidos como desaparición forzada, ya que ahora se encuentra como asociación delictuosa o secuestro. El encargado de comunicación de Tlachinollan comentó: «Ello significaría reconocer que en México se cometen crímenes de lesa humanidad. En México no existen garantías para vivir con derechos humanos y el Estado no tiene la capacidad para realizar investigación». Finalmente, terminó mencionando que «hay que exigir garantías de respeto a los derechos humanos, antes que las garantías de las empresas privadas y la inversión privada».

Después, Don Eleucadio Ortega –campesino productor de café– compartió cómo desde la infancia su hijo Mauricio y toda su familia habían tenido diferentes obstáculos para poder estudiar y vivir dignamente; la posibilidad de poder estudiar en la Normal de Ayotzinapa era una puerta para que sus vidas pudieran mejorar. No obstante, desde el 26 de septiembre su vida entró en un impasse de tristeza. Comenzaron a dialogar con el gobierno mexicano para encontrar a los desaparecidos y su tristeza se convirtió en enojo: «Entonces me encabroné y dije, si el gobierno tiene que proteger a los estudiantes, cómo que los mata» Y prosiguió: «No han habido pruebas y nos hemos ido topando con pared con el gobierno. No creemos ya en el gobierno y por eso estamos exigiendo que nos los regresen con vida». Finalmente situó lo ocurrido en el contexto mexicano y la importancia que significa:«Antes han habido masacres como la de Aguas Blancas (Guerrero), pero el gobierno pensó que nadie iba a decir nada como antes, pero nosotros dijimos que no, que son nuestros hijos y teníamos que subir la voz; en México no hay justicia para los pobres, los campesinos, sólo para los ricos y ahora quieren de nuevo ser gobierno, en campaña, pero nosotros ya no creemos en ellos, hemos dicho que en este año no habrá elecciones en Guerrero».

2015-05-07 20.49.39

Fotografía: Helena Manrique

Después tocó el turno de Omar García, quien inicialmente aclaró que habían llegado hasta Europa gracias al apoyo de diferentes colectivos e individuos, sin la necesidad de ningún financiamiento político: «Si algo ha habido en estos meses es solidaridad». Después, comentó que en este momento están exigiendo la presentación con vida de los 43, pero también las garantías para que esto no pase de nuevo:«seríamos egoístas si sólo pidiéramos a nuestros 43, no veríamos el problema en su justa dimensión, estaríamos siendo ciegos e indiferentes». Y continuó: «Por eso estamos haciendo ruido. Empezamos el diálogo con el gobierno pero fue frustrante. El problema es que desde el inicio los buscaron muertos. Jamás se metieron en las rutas posibles donde pudieron ser trasladados, tampoco a una casa donde había visto pasar a mucha gente esa noche. Sólo se fueron a tomar fotos, pero no se metieron a los barrancos. Les dimos el voto de confianza, ¿por qué se dedicaron a simular una búsqueda? ¿por qué la prisa? Se pretendieron burlar de la humildad, sencillez y dignidad de nuestras familias. Eso fue lo que molestó a la gente». Sobre el clima político en México, comentó: «Mucha gente que ha sido desaparecida y asesinada, la gran mayoría no era ‘subversiva’, la mayoría fue alcanzada por una bala perdida, por una guerra contra el narco, financiada y pensada desde Estados Unidos y Europa; las armas con las que atacaron a nuestros compañeros eran alemanas y eran ilegales». Asimismo, mencionó que hay que ahondar en el problema y tomó la situación actual en Europa como ejemplo: «Echarle la culpa al narco es como echarle la culpa del problema al capitán del barco hundido en el mediterráneo».

Sobre su visita en Europa, aclaró que: «no venimos a dar lástima, venimos asumiendo un problema que tendría que asumir el gobierno. ¿Cómo una sociedad puede soportar todo esto? No hay interés político, no estamos buscando nuestro reconocimiento sino el reconocimiento de un problema que no se limita a los 43, sino a la desaparición forzada. El 26 de septiembre fue y es la fecha en que la gente dijo ya basta».

Fotografía: Helena Manrique

Sobre su balance de la Eurocaravana 43, comentó que hasta ahora, al igual que la de Estados Unidos y Canadá, están encontrando buena respuesta de gente de los países y mexicanos en el extranjero. Si algo ha tenido este movimiento es solidaridad internacional. «Nuestro objetivo –comentó– es crear una plataforma de solidaridad por Ayotzinapa»

Finalmente, ante una pregunta de los medios de comunicación sobre lo que tienen que decirle al Estado español, puntualizó: «El Estado español tiene que considerar reencaminar los acuerdos que hay con México, no se pueden promover relaciones comerciales que violan los derechos humanos. Hay muchas inversiones extranjeras que promueven el despojo y promueven la migración, por ejemplo. Y volvió al ejemplo del mediterráneo: «No puedes culpar al capitán del barco, si la gente tenía la necesidad de moverse porque empresas como las españolas despojan a la gente». Para cerrar, le exigió al gobierno español «que le dé vivienda a la gente, hay muchas casas vacías y la gente las necesita»

Para cerrar, la comitiva envió dos mensajes puntuales: «Apóyenos. Estamos respondiendo como podemos a este problema, no habíamos ensayado esto. Necesitamos ayuda, a veces no vemos pa’dónde darle. A veces todas las puertas se cierran. Necesitamos que los jóvenes sean un portavoz, un amplificador de nuestra lucha». Y específicamente a los medios de comunicación, «que tienen la responsabilidad de llevar el mensaje, que esto no pare y no nos dejen callados».

There is one comment

Responder a lalo mora Cancelar respuesta