«Asfaltar Bolivia»: desarrollismo contra los pueblos

Texto por César Godínez Meneses

 

Resumen: Yurakarés, Moxeños y Chimanes conviven en las riberas de los caudalosos ríos Isiboro y Sécure y afluentes tributarios. Sus habitantes se refugiaron allí arrinconados por el avance de la colonización. Su pronunciamento es tajante: rechazan la fragmentación de su territorio por la cuchilla de una carretera ajena a sus vidas e intereses. ¿Es legítima su defensa? ¿Debe el progreso nacional usurpar el destino de unos pueblos para articular el trían de mercancías? En Asfaltar Bolivia se pronuncian las distintas vertientes de interés: un gobierno ensimismado en un progreso que no admite críticas, campesinos que quieren avanzar tierra adentro y pueblos amazónicos que resisten la embestida en clara desventaja. Una reflexión sobre el mito del progreso. Guión, Dirección y Edición: Marc Gavaldà / Cámaras: Marc Gavaldà y Lidia Álvarez / Imágenes cedidas por Territorios en Resistencia, Katari Films y Ayllu Larikuna.

El pasado 12 de marzo de 2015, se presentó en México el largometraje Asfaltar Bolivia, en la cafetería Zapata Vive, de la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata Benito Juárez (UPREZ-BJ), adherente a al Sexta Declaración de la Selva Lacandona. El documental trata del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure (TIPNIS) y de la lucha indígena contra un megaproyecto carretero «que viola derechos como el de la cultura indígena de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)»; con ese señalamiento comenzó la periodista boliviana Marielle Cauthin la presentación.

En el documental se aprecia como los pueblos de Bolivia, en especifico de la región del TIPNIS, luchan afanosamente contra el desarrollismo del presidente Evo Morales, quien con un discurso de un socialismo integrador y de «desarrollo para los pueblos», repite el mismo modelo de los neoliberales y ha dividido a los dos frentes indígenas más importantes de Bolivia: Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ). El trabajo fílmico también expone cómo la carretera es parte de una imperiosa carrera industrial y de avanzada en el país andino, que no respeta ni a la naturaleza ni los acuerdos de las mayorías indígenas.

La obra carretera –de gran impacto ambiental y cultural– pretende ser uno de los proyectos estrella de Morales y su grupo del Movimiento Al Socialismo (MAS), al conectar la vía Villa Tunari, San Antonio, Santo Domingo y San Ignacio de Moxos. Con una extensión de 306 kilómetros, es una mega obra que se pretende realizar hasta del 2020. Ante el desarrollo, los habitantes de esas regiones señalan que con la carretera ven venir a sus comunidades males sociales como delincuencia, pérdida del sentido comunitario y entrada de intrusos a robar los recursos naturales de la región.

Todo lo anterior desembocó, como lo recalca la periodista Cauthin, «en un movimiento en defensa del territorio y exponer las verdaderas intenciones del un gobierno demagógico» que, por un lado, se muestra en América Latina como un gobierno del pueblo, pero en su interior ha pactado con la derecha y los empresarios grandes proyectos de desarrollo. —¿Cómo es posible que un hermano nuestro nos haga eso?, es peor que lo que nos hacían antes los gobiernos de los ricos. —Evo ha dejado de lado el sentido de la justicia social, afirman diversos testimonios en el documental.

Fotografía: CC BY-NC  Szymon Kochański

Fotografía: CC BY-NC-ND Szymon Kochański

La represión, aun siendo un gobierno emanado de una lucha social, no se hizo esperar. El 25 de septiembre de 2011 un contingente de al menos 500 policías participó en un operativo de intervención al campamento indígena, en la comunidad de San Miguel de Chaparina (Beni), dejando como resultado personas heridas –entre ellas una mujer embarazada que perdió a su bebé.

El 5 de junio de 2012 se realizó una Feria Cultural por el territorio indígena en lucha. Cabe señalar los diferentes descalificativos de Morales en los medios de comunicación sobre estas acciones del sector indígena y de las personas del pueblo que se fueron sumando en las movilizaciones para detener la magna obra.

Valiosos testimonios sobre una realidad, que dista mucho del imaginario que se tiene del gobierno de Evo Morales.

There is one comment

  1. Blanca G. Nova Guadarrama

    Lo viví en Chiapas, donde llegan las carreteras con asfalto se pierde todo, llega la comida chatarra, los niños ya no quieren comer tortilla con fríjol, quieren «totis», llega la «caca-cola» la cerveza, el alcohol, pan binbo, sabritas, sandalias de china, todo eso y mas contamina la tierra, nos hace obesos con enfermedades, como la diabetes, por favor señor Presidente Evo Morales, respete al pueblo
    C. D. Blanca Nova

Responder a Blanca G. Nova Guadarrama Cancelar respuesta