«En Blanco y Prieto»: Descolonizar las ciencias sociales

Video: Bersek y Xilonen Pérez

Narrativas decoloniales y pieles prietas

Sin vacilar, la palabra hablada se lanza ante lxs espectadores, sus autores son varixs al igual que sus historias, pero todxs hacen frente a una sola lucha: emancipar y desenlodar sus pieles prietas, sus cuerpos inferiorizados por un sistema opresivo. Así, a través del lenguaje/la palabra/la voz/el habla/el rap se logra protestar, hacer un llamado a todxs lxs que alguna vez o siempre caminamos por los rumbos de «lxs fucking oprimidxs».

La resistencia y autodefensa de nuestras mentes, cuerpos y toma de decisiones a nivel colectivo, se hace a través de la palabra, aquella que es «escudo y espada», que no debe ser silenciada por una estructura editorial o por la propia academia elitista y racista, una palabra que busca ser autónoma al igual que el propio cuerpo y cosmología que la materializa.

Sin buscar la aceptación o el permiso de nadie, el proyecto de Fabián Villegas En blanco y prieto: Itinerario geopolítico de la decolonialidad es una protesta epistemológica: un reclamo de cómo se concibe el conocimiento y cómo se diversifica, una reivindicación de las narrativas y oralidades deslegitimadas por ser la expresión o escupitajo de aquellos cuerpos históricamente racializados o subordinados.

Durante la primera presentación del libro –o conglomerado multidisciplinario de geografías y corporalidades vividas de primera mano por el autor– se presentaron otrxs hermanxs que como él han sentido que su tierra, sus mentes o sus ideas han sido conquistadas. Cada lectura incluida en la obra o alguno de los spoken word expresados, provocaban una profunda reflexión corporal-racial, comenzando así un proceso de (des)aprendizaje y (de)construcción para buscar un nuevo devenir.

De esta forma, las experiencias del autor calzaron al público para después identificarnos y reconocernos, desprendiéndonos de actitudes «blancas» que jamás amoldan ni con nuestras mentes ni mucho menos con nuestras pieles, invitando a sumergirnos en un proceso de empoderamiento.

Fotografía: Marlene Mondragón

Fabián Villegas es educador popular, historiador y artista de spoken word, además de co-fundador de Proyecto Algarabía que toma como herramienta la creación literaria para fortalecer la participación política en algunas zonas marginales en América Latina.

En la obra se entreteje una narrativa periférica/subalterna en la que Fabián logra articular experiencias que él mismo ha vivido desde abajo con realidades complejas, para reivindicar su andar y posicionarse como actor social, político e histórico, y así dignificar nuestros cuerpos, ideas, acciones u omisiones.

A continuación, incluimos algunas citas que pueden ser degustadas a la par de encontrar la posibilidad de ver reflejadas sus mentes, sus contextos políticos, sus geografías, sus barrios, sus experiencias raciales y corporales, sus forma de parlar, de hilar ideas; sin prejuicios por encontrar reproches académicos que etiqueten lo suyo (que es lo nuestro, de «los de abajo») como marginal, inferior, orgánico.

Es tiempo de expropiar los saberes subalternizados, y despojar nuestras mentes de la mierda depositada por el sistema. A continuación se hace un resumen de la selección de algunos capítulos, tratando de esbozar las problemáticas con anécdotas, además, de estar acompañado  con algunos vídeos producidos por el propio autor.  ¡Provecho!

El aire acondicionado

Fabián habla sobre la economía de servicios de los países del sur y centro de Latinoamérica que desemboca como trabajo afectivo o trabajo sexual (formas biopolíticamente asignadas), «de exotismo e hipersexualización de los cuerpos de color, por las fantasías ideológicas del racismo basadas en la erotización de las relaciones contractuales súper opresivas de colonialidad de un «cuerpo-blanco-dominante-hegemónico» a un cuerpo «periférico-racializado-subalternizado». Y que las instituciones, además de las geografías, permiten legalmente acceder a los mismos patrones de opresión.

Los Jordan’s y el safari

Refleja la experiencia del autor como educador popular en Guatemala, los caminos rocosos como única forma de llegar a su labor, las dificultades de tolerar a una bola de primermundistas (carroñeros) buscando la foto contractual para argumentar su trabajo altruista en comunidades marginadas; de esa manera se aborda la industria de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) como «proyecto imperialista de incidencia e intervención geopolítica que garantiza su rentabilidad económica, su legitimidad, y tasa de ganancia en la ideología moral de caridad, en la ética colonial de la lástima, en la filantropía como una práctica socialmente responsable del capitalismo y el colonialismo», aclimatando así la pobreza, la crisis y el infortunio de cualquier territorio.

Tierra arrasada/maderas de una guitarra

Se aborda la jerarquización o taxonomía que hay dentro de una guerra, cualquiera que ésta sea; sobre quiénes son carne de cañón y por qué, se plantea el saldo rojo como sinónimo de sangre indígena además se acata que «la estratificación racial, la división, segmentación étnica, y racial del trabajo y de toda organización social, impactó hasta la organización militar y la formación de la guerrilla» para conocer más las implicaciones de la revolución o de las revueltas.

Paliativo

La terapia psicología acompañada de yoga no funciona para desencarnar las patologías periféricas pero sí como placebo para los que tienen privilegio de clase. En este capítulo, Fabián reflexiona sobre los contrastes que existen dentro de una relación entre una blanca y un prieto para escabullirse en la búsqueda de una herramienta de transformación social colectiva no individual reivindicando «la multiplicidad de saberes, experiencias, conocimientos, oralidades, recursos sobre la comunidad, sobre el sujeto, sobre el cuerpo, sobre el inconsciente, sobre la sexualidad […] que quedaron subalternizados, inferiorizados, invisibilizados, por el colonialismo/capitalismo; la colonialidad del saber, la industrialización de la ciencia de la medicina, la colonialización de las ciencias sociales y el excluyente y violento proceso de profesionalización académica del saber».

Necropolíticas de alta intensidad/problemas de salud pública

Todo lo que tiene que ver con las formas de hacer/ser o construir/destruir de los seres humanos tiene que ver con política. Fabián Villegas abre una vereda más, un análisis de cómo nuestra salud humana a nivel afectivo y psicológico tiene que ver con implicaciones políticas y sobre todo con síntomas o patologías como resultado de secuelas coloniales.

Y si inconscientemente en los cuerpos racionalizados, periféricos, la relación con el doctor y el hospital la experimentamos, la sentimos como un incómodo proceso de higienización, como un violento proceso de asepsia la institución, como un cateo en el que nos sentimos perpetuamente inseguros de que se abra, de que se toque, y se llegue a desnudar nuestra corporalidad periférica, racionalizada frente a la monstruosa materialidad ideológica de la institución que legisla y regula la salud.

Te conozco bacalao aunque vengas disfrazao

En este capítulo, el autor argumenta y profundiza porque él no es Charlie Hebdo, siendo los temas centrales la ideología cultural y moral occidentalizadas; aborda cómo la doctrina del laicismo quiere manchar a los que profesan alguna religión bajo argumentos ficticios como supuesto terrorismo o un credo que infringe los derechos humanos, además de las libertades individuales:

La única identidad que pueden validar de la migración es la identidad descaracterizada, suspendida, desarraigada, desterritorializada, incorpórea, traumatizada por el mismo hecho migratorio, sujeta ha alfabetizarse, amansarse, asimilarse a resetearse en su entrada a Europa.

La gentrificación/ los buzos de la basura y atún en lata

Todxs conocemos zonas donde ocurre este fenómeno:  la colonia Roma, Santa Maria la Ribera, la calle de Regina, el antiguo pueblo de Coyoacán, o bien internacionalmente están: Brooklyn en Nueva York, el Raval en Barcelona, Brixton en Inglaterra y un infinito etcétera; sin embargo, no sabíamos cómo se llamaba a eso que hacía que barrios con muchas tradiciones y costumbres se corrompieran por un proceso de sofisticación, glamour y plusvalía; donde se da paso a un «blanqueamiento» de los residentes de la zona y de paso se abre más la brecha entre la desigualdad de renta que termina destruyendo el tejido comunitario. Eso y más es la gentrificación, de acuerdo con Fabián Villegas:

Es un fenómeno económico, ejecutado sobre prácticas performativas de significación y representación cultural, donde existe como premisa la estilización de la vida cotidiana, la glamourización de la pobreza, el romanticismo y la estética de intervenir y rehabilitar lo decadente bajo la lógica decimonónica de ocupar un espacio público bajo un comportamiento cultural.

Epistemicidio Informal

Lxs invitamos a las siguientes presentaciones del libro que se realizarán hasta el 6 de marzo.

There are 5 comments

  1. Eduardo Pérez

    Me parece importante este ejercicio, y no siempre se comprende a la primera ocasión la profundidad y la utilidad de un planteamiento semejante de la decolonialidad. Celebro el esfuerzo y me gustaría conseguir una copia de la obra, si no hay respuesta, estaré pendiente de los trabajos en este sentido o del mismo autor y compas, dado que ha pasado tiempo desde que se publicó.

Responder a Caro Cancelar respuesta