EZLN: el renacer de la utopía

ellos_2

Fotografía de Ana Paula Mandoki

El grito de ¡YA BASTA! que lanzaron los pueblos mayas agrupados en el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) el primero de enero de 1994 tuvo importantes repercusiones a nivel internacional. En cierto sentido, podemos decir que los zapatistas inauguraron una nueva etapa de los movimientos sociales en el mundo. Veamos.

1.- En 1991, termina de desaparecer la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, esa experiencia que en sus primeros años significó la gran alternativa al capitalismo. Dicho momento era, según los teóricos del capitalismo, el comienzo de la globalización neoliberal con los Estados Unidos de Norteamérica a la cabeza y el principio de la unipolaridad. También era, según Fukuyama, el “fin de la historia” de la lucha de clases. Lo que dichos teóricos se negaban a reconocer, o bien querían ocultar, era que otros pueblos habían avanzado bastante en la construcción de una forma distinta del socialismo, uno más democrático, que encontraba en Cuba a su máximo exponente.

En ese contexto, la aparición pública del EZLN representa el renacer de la utopía, de esa utopía de un mundo distinto; uno con justicia, democracia y libertad. La historia de la lucha de clases no sólo no desaparecía, sino que ahora se hacía presente con nuevas exigencias y cobraba gran relevancia la necesidad de combatir el colonialismo interno, concepto sobre el que ya Pablo González Casanova y Rodolfo Stavenhaguen habían abundado dos décadas atrás. Así, el EZLN dio rostro y visibilizó a nivel mundial la lucha milenaria de los pueblos indígenas del centro y sur de América. De esta forma, las luchas de los pueblos indígenas comenzaron a tener más atención por parte de la comunidad internacional.

2.- Pero los zapatistas no sólo contribuyeron a la visibilización de las luchas de los pueblos indígenas, además, lograron introducir al interior de los movimientos sociales y de las fuerzas revolucionarias de distintos países, la necesidad de construir proyectos alternativos más democráticos en los que se reconozcan las formas propias de organización y autogobierno de los pueblos originarios. El debate de las autonomías cobró gran fuerza y poco a poco fue surgiendo lo que hoy llaman el Socialismo del siglo XXI. Quizás el ejemplo más cercano a este debate lo encontramos en Bolivia, país en el que las luchas de los pueblos originó un Estado pluriétnico.

3.- A finales de julio de 1996, se realizó en el Aguascalientes de Oventic el Primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, mejor conocido como Encuentro Intergaláctico. A dicho encuentro acudieron cerca de seis mil activistas provenientes de los cinco continentes y fue el primer intento exitoso por articular una crítica global al sistema, al capitalismo neoliberal. Por esta razón, el Intergaláctico es también considerado como el nacimiento del movimiento altermundista o antineoliberal. Lo que nació en Chiapas fue madurando a nivel global, hasta que en noviembre de 1999 ocurrió la primera manifestación de alto impacto del movimiento altermundista. En Seattle, Estados Unidos, más de 30 mil personas se unieron para rechazar enérgicamente las políticas liberalizadoras sugeridas por la Organización Mundial de Comercio. La batalla de Seattle, como es comúnmente conocida, duro cinco días y logró convocar a activistas sociales de distintos países. Lo más destacable es que lograron converger distintos sectores sociales estadounidenses: ambientalistas, feministas, derecho humanistas, sindicalistas, etc. El movimiento altermundista encontró su máximo clímax en enero de 2001 en Porto Alegre, Brasil, lo cual dio origen al Foro Social Mundial.

4.- De igual forma, el zapatismo se ha convertido en un referente ético y moral para muchos de quienes luchamos por un mundo mejor, pues no sólo revive la utopía, sino que la construye día a día. En los caracoles zapatistas, el ejercicio que encabezan las Juntas de Buen Gobierno y que se basa en principios de rotatividad, revocalidad y rendición de cuentas, se construye una forma distinta de poder y de política: un poder del pueblo y una política del nosotros. Así, el mandar obedeciendo es una práctica cotidiana que ha logrado democratizar casi todas las relaciones sociales y que en los hechos significa construir la alternativa desde abajo.

Fotografía de Ana Paula Mandoki

Fotografía de Ana Paula Mandoki

5.- A nivel local, el zapatismo también influyó fuertemente en los movimientos sociales que le sucedieron: desde las luchas de los pueblos de las costa y la montaña de Guerrero; los pueblos indígenas de Michoacán y de Wirikuta; los campesinos de Atenco; y más recientemente, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y el #YoSoy132, por mencionar algunos.  Ellos han expresado en distintas ocasiones su reconocimiento y solidaridad con el EZLN.

A 19 años del ¡YA BASTA!, que encontró eco mundial y que inauguró una nueva era en las luchas por la emancipación de la humanidad, los zapatistas siguen brindando, sin proponérselo, grandes lecciones. Seguirán haciéndolo, de eso no me cabe la menor duda.

Por Raúl Romero

Video de Mario Marlo (Somos el Medio: www.somoselmedio.org)

 

Hay un comentario

  1. Belinda

    Creí que la esperanza de hacer una utopía realidad se había perdido, que estúpida soy mientras en casa yo lloraba por la caída que tiene nuestro país y la suciedad que existe entre la sociedad, ellos seguían luchando, preparándose, con ese valor inmenso que les caracteriza. No cabe duda hay mucho que aprender de nuestras culturas originarias. Mi reconocimiento y Viva el EZLN, Viva la Libertad del pueblo

¿Qué opinas?